Las convicciones que tornan en decepciones

Muro de Berlín

Semanas atrás un buen amigo me hizo llegar una reflexión que hoy quiero compartir con usted: Cuantas más veces seamos capaces de modelar nuestras convicciones más amplia será nuestra visión de la vida, del entorno, de los demás y menos estaremos condicionados por una realidad que, en muchos casos, nunca llegó a ser tal.

Quizá lo más comprensible es entender que la condición humana siempre triunfa por encima de ideales, de tópicos inalcanzables y de grandes verdades a medias. Es más, suele coincidir que quien más insiste en querer demostrar comportamientos que van en contra de esa natura, es quien más intenta obtener beneficio de ese supuesto convencimiento.

¿Por qué expreso todo esto? Este buen amigo me decía en un correo lo siguiente:

“…Otro asunto son las convicciones que se van forjando a lo largo de nuestra vida. A los 20 años todo es ideal y moldeable; posteriormente dudas de casi todo y finalmente cuestionas. Ejemplo: desde el año 1988 a 1990 fui por motivos de trabajo a la antigua Alemania del Este a montar unas instalaciones de soldadura para una empresa. Imagínate cuando después de oír las bondades del sistema comunista sobre la igualdad, la libertad, cruzas una frontera con alambrada de 6 km con controles cada 2 km, llegas a un país oscuro, intervenido militarmente, con colas interminables, escasez de comida,  donde tenías que compartir una casa con cuatro familias, con un baño común para todos, y observar la tristeza de la gente, como si les hubieran robado el alma, vigilados, anulados como individuos, carentes de ilusión, con miedo a hablar de sus problemas. Fábricas obsoletas sin evolución tecnológica, donde para conseguir un coche, por ejemplo, te tenías que apuntar en un registro y esperar más de un año, donde los únicos que tenían privilegios eran los miembros del partido, etc. Cuando regresaba a España me preguntaba cómo podían existir personas que conociendo dicha situación abanderasen esos modelos políticos y económicos. Quizá por todo esto el año 1990, tanto mis compañeros como yo acudimos a Berlín con porras y picachones para ayudarles a derribar el muro. Por ello las convicciones nunca son definitivas, las cambian las decepciones.”

¿Cuál es la verdad? La verdad es que nacemos con el gen egoísta agarrado a nuestras entrañas, la verdad es que el progreso lo es cuando progresan también las gentes que ayudan a emprenderlo. La verdad es que en todo lo que somos dolientes, lo que rasca nuestro bolsillo o el reconocimiento social, nos volcamos. Lo que tiene valor es lo que nos propicia un medio para tratar de vivir mejor y aunque, en principio, la ética y los valores humanos nos dicen que eso tiene que servir para todos, si así no fuera o por si así no fuera, nos encargamos de proteger nuestro ámbito privado. La verdad es que todo sistema político que defiende que todos somos iguales es en el que menos iguales son sus dirigentes con respecto al resto de la sociedad: igualdad sí, pero para los demás. La verdad, también, es que no hay prosperidad sin beneficio para el que la promueve. Y, en todo caso, qué fácil es ofrecer recursos para todos, derechos para todos y “ciudadanía romana” para todos los nacidos en nuestra sociedad aunque no haya dinero con qué costearla.

Mi trayectoria de vida me dice que las convicciones deben estar soportadas en realidades, deben pisar el suelo de lo posible para que no se conviertan en utopías para unos y decepciones para otros. ¿Cuál es la mejor convicción? La del esfuerzo y el trabajo para conseguir un mundo mejor para cada uno de nosotros, de modo que uno a uno sumemos la totalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s