El laberinto sentimental (José Antonio Marina) (Los Arapesh)

JA Marina

Estoy leyendo el libro “El laberinto sentimental” del gran filósofo, formador y divulgador de estos tiempos que nos inundan, José Antonio Marina. El libro es excelente, me parece una completa recopilación de las razones de los sentimientos a través de los tiempos y de las experiencias que propone en el libro. Lo recomiendo muy de veras.

Leyendo el libro hay un capítulo que quiero destacar aquí y compartir con todos (los que amablemente seguís estas páginas cada semana y que cada vez sois más – muchas gracias -) una reflexión que Jose Antonio hace con respecto a una antropóloga e investigadora, la Sra. Margaret Mead en su libro “sexo y temperamento”, en la que ella se pregunta “lo que llamamos feminidad y masculinidad son caracteres biológicos o productos culturales” (pienso que en el pasado más remoto fue la biología o especialización la que marcó las diferencias, pero en los últimos cien años es lo cultural, la costumbre, el hábito heredado lo que predomina).

En el libro de la Sra. Mead habla de una tribu en Nueva Guinea, los arapesh, a los cuales investigó, junto a otros pueblos y de los que ambos destacan lo siguiente: “Son un pueblo cooperador y amistoso que carece de organización política. Los hombres conciben la responsabilidad, el mando, la preeminencia social como deberes que cumplen por obligación y de los que se desprenden alegremente cuando pueden endosárselos a sus hijos. Trabajan juntos,  todos para todos, prefiriendo participar en actividades iniciadas por los demás. El beneficio propio parece detestable…” “la educación entera es educación sentimental. No hace falta que el niño aprenda cosas, pues lo importante es suscitar en él un sentimiento de confianza y seguridad. Se le enseña a confiar en todo el mundo. Nadie muestra interés en que el niño crezca rápidamente. No se estimula el afán competitivo y se sienten intolerablemente heridos por una palabra áspera. Una burla se considera expresión de hostilidad…”

El libro de José Antonio Marina contempla muchas más situaciones y pensamientos de interés, pero he destacado esta parte porque considero que nuestra sociedad debe empezar a parecerse lo más posible a los arapesh. Tenemos, en estos tiempos de crisis, la excelente oportunidad para cambiar nuestros ritos ancestrales de lucha, pelea, confrontación, prisa, rapidez, velocidad. Ritos y ritmos que nos propician, como residuo cada vez mayor, ansiedad, estrés, desconfianza, depresión, anhelos, anorexias y deseos insatisfechos para sentirnos “desgraciaditos” por no tener lo que otros tienen, sin darnos cuenta de que lo más importante es ser con lo que otros son. Seguramente sea el menos indicado para hacer esta reflexión; estoy tan metido en el ajo (maloliente) de esta sociedad (o zoociedad como decía Mafalda) que nos hemos creado que no puedes tomar en consideración quien dice esto (soy lo menos importante en este sentido) sino lo que digo, eso es lo verdaderamente importante.

Si somos capaces de ir aprendiendo unos de otros y unos con otros a que tenemos que ir evolucionando a otro modelo de sociedad en donde la producción y el consumo lo sean para nuestro disfrute y no para competir con lo que tiene el vecino, quizá podamos empezar por ahí a volvernos un poco “arapehses” y empezar a dejar de lado lo que nos empobrece como personas, como seres humanos, como padres e hijos que todos somos o seremos en algún momento de nuestras efímeras vidas.

Muchas gracias; insisto vale el mensaje no el mensajero. Buen día.

Anuncios

2 Respuestas a “El laberinto sentimental (José Antonio Marina) (Los Arapesh)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s