Gran lección de ciudadanía

ciudadanía

Todos tenemos en mente las imágenes impactantes de la tragedia de Santiago. Un instante, un gran exceso en el que nunca el hombre debe ir en contra de la física y el desastre es tan grande como todas las vidas que la imprudencia ha segado de raíz. Todos lo lamentamos y toda España ha pensado que iba o que podía haber ido en ese tren de la muerte, cerca del cielo de Santiago. Mis condolencias son más dolencias que otra cosa y me hubiera encantado poder dar un abrazo amistoso y generoso a cada persona portadora de lamento, tristeza y desolación.

Pero lo que más me ha emocionado, en sentido positivo, en medio de la tragedia, ha sido la solidaridad, la gran lección de ciudadanía que ante una situación difícil y complicada, ha estado por encima de todas las miserias que pretenden desunirnos: Los bomberos abandonaron su huelga, los héroes salieron de los tebeos de Marvel para convertirse en ciudadanos de a pie calzando alas por salvar vidas, los profesionales de la sanidad que dejaron todo su ocio y sus familias para volcarse en manos dispuestas a la ayuda desinteresada, los psicólogos que, haciendo de tripas corazón, aplacaron las tristes emociones tratando de superar la curva del desastre y la de tantos policías, profesionales del tren, protectores de lo civil y periodistas que acercaban con respeto la imagen a nuestros hogares. Ciudadanía en estado puro ante una situación difícil, casi imposible y que generosa y solidariamente hacía causa común con el desastre.

En esos momentos de unión ante la dificultad, de cooperación por encima de cualquier diferencia, no pude dejar de pensar en nuestra sociedad, en nuestra clase política, en el enfrentamiento que desde las siempre perseguidas izquierdas y derechas, separatismos y nacionalismos, hacen que la confrontación sea el pan nuestro de cada día. Hablo del alejamiento de la realidad de unos líderes políticos que teóricamente miran por los intereses del pueblo cuando, en muchos casos, lo único importante es la galería clientelista en la que cada uno aporta su visión de la realidad, cuando la realidad, sobre todo la socioeconómica es una, grande y libre de meterse en las casas de todos y cada uno de nosotros. En Santiago he visto sentimiento, humanidad, respeto, unidad; en Santiago he visto, por su ausencia, todas las carencias de nuestros representantes pugilísticos políticos representan y teatralizan en bien de sus huestes y no en bien del conjunto de la ciudadanía.

Yo quiero, para mi y para todos, políticos de verdad (no de mentiras), quiero políticos que, aún desde las diferencias de concepto o de cómo hacer uso del poder que les dan las urnas, trabajen en consonancia para sacarnos de esta, para unir fuerzas y no para desagregar y separar las aguas con el artificio de las ideologías. Quiero una representación ciudadana como la que he visto en Santiago, haciendo el bien sin mirar a quien, trabajando por la comunidad, con esfuerzo compartido de todos en la misma dirección; quiero sentirme representado en un parlamento que encuentre soluciones, no que permita la dialéctica del engrandecimiento de las diferencias, del yo más y tú más aún en lo malo y del sólo yo en lo bueno. Quiero sentirme bien representado y quiero pensar que cada vez somos más personas las que elegimos a las personas, las que debiéramos poder elegir a las personas por encima de los partidos; quiero pensar que somos más los que queremos buenos gestores y no mejores actores de cara a una galería a la que no miramos, salvo para reconocer las públicas vergüenzas que mutuamente enseñan en esa misma galería. Quiero ciudadanía antes que política (antes que ésta política); quiero sentir que todos estamos representados por los que están ahí para trabajar por todos; no quiero bandos, ni competición, quiero que todos rememos en la misma dirección.

Gracias Galicia, gracias Santiago por la hermosa lección que nos habéis dado. Que todos vuestros seres queridos descansen en paz.

Anuncios

2 Respuestas a “Gran lección de ciudadanía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s