Te quiero

Te quiero

Estas dos palabras, muy presentes en canciones y en determinadas parejas, están tan alejadas de la vida diaria que quizá alguno de ustedes sienta hasta cierta inquietud al leer en esta columna una expresión que parece costar gestionar en el día a día.

Cuando una persona reconoce un afecto hacia otra, incluso cuando un compañero de trabajo agradece o valora el trabajo de otro, hay a quien le produce una sensación de debilidad, de cierta “inferioridad” al reconocer lo valiosa que es esa persona. Otro segmento de la población siente lo que dice y dice lo que siente de modo positivo y no se le caen los anillos. Finalmente hay otras personas que ni siquiera se pueden permitir el “lujo” de expresar sus sentimientos positivos hacia los que aprecian; va en contra de su esencia autosuficiente e incapaz de aceptar lo que les hace parecer dependientes o inferiores. (Eso creen).

El primer paso e imprescindible para poder querer a los demás es quererse a uno mismo, sentir una adecuada valoración de nuestra propia personalidad. Este amor propio nos permite ser capaces de reconocer el valor del otro ya que partimos de nuestro propio reconocimiento. Si ante la pregunta esencial a uno mismo: ¿me quiero? la respuesta es positiva, entonces seremos capaces de decir a la persona o personas adecuadas: te quiero.

El que quizás fuera el grupo mas representativo del rock duro en sus orígenes, Deep Purple, en una de sus mas reconocidas canciones expresaba: “Te quiero, te necesito, te extraño”. Dicho de otro modo, ser duro o fuerte no tiene porqué significar ser insensible o incapaz de querer.

El amor es la principal de las emociones básicas que como seres vivos evolucionados somos capaces de experimentar. El amor tiene un componente relacional muy concreto, y sus compañeros de viaje, el cariño o el afecto, nos permiten mantener una relación afectiva estable, duradera o no, con las personas con las que nos sentimos más afines. Reconocerlo, verbalizarlo no es imprescindible pero sí que es un ejercicio de reafirmación del hecho que une a esas personas; es conveniente y nos permite atisbar que cumple ese sentido de durabilidad que casi todos pretendemos. Créame, no somos menos por reconocer nuestros afectos. No nos hace débiles o frágiles, ni proporciona argumentos de “superioridad” al ser querido o amado. Más bien todo lo contrario.

En el ámbito laboral, en donde debe primar el reconocimiento de todo lo bueno que profesionalmente nos une con nuestros superiores, compañeros y subordinados, es donde las palabras de reconocimiento más brillan por su ausencia. Se limita en buena medida el tan necesario trabajo en equipo del que carecemos, mayoritariamente, en nuestras organizaciones. Palabras como: “buen trabajo”, “enhorabuena”, “me ha servido de mucho tu ayuda”, “lo que hemos conseguido es mérito de todos”, o incluso un bien sencillo “gracias” son expresiones que escasean o, simplemente, no existen. La única razón es que si expreso algo así el mérito parece ser más suyo que mío (esto va en contra de la meritocracia y del medallero profesional) y también parece que el reconocido es más valioso que el reconocedor. Nuestra pésima o inexistente educación emocional también está presente en este proceder. Todo ello, además de las limitaciones expresadas, es un maravilloso caldo de cultivo para la desconfianza entre compañeros de trabajo, verdadero filón de conflictos e insatisfacciones en las organizaciones.

Ahora mismo, querido lector, me puedo permitir tener la satisfacción de decirle que le tengo un gran aprecio. ¿Por qué? Simplemente porque ha leído este artículo lo cual, además de ser digno de agradecimiento, me coloca en una situación más cercana a la suya, lo que aprecio, valoro y reconozco diciéndole: muchas gracias por leerme. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s