Naturaleza ¿muerta?

naturaleza muerta

En la civilización actual (tomando en cuenta los últimos cien años) los hombres nos hemos llegado a creer que somos poco menos que indestructibles, que nuestra tecnología y los avances que hemos llegado a implementar nos hacían invencibles frente a las adversidades. Fuera aparte de la economía (de la mala economía, que es y seguirá siendo nuestra gran debilidad cuando la redistribución de la riqueza tiene las peores manifestaciones: usura, abuso de poder, ambición desmedida, fraude y especulación), nos hemos creído capaces de enfrentarnos con cualquier hecho sobrevenido que afecte a nuestro estilo de vida y estado del bienestar. Y como casi siempre, nos olvidamos de nuestra madre Naturaleza. Como todos los años, ella también celebra su particular día de la madre, de la madre que lo parió.

Se nos olvida que las naturalezas muertas solo están en los cuadros. El resto de las naturalezas están vivas, como las mareas. Este año 2014 no se ha arrancado por soleares, más bien por “borrascales” y la Naturaleza ha enseñado sus dientes destructivos en tormentas, oleajes, ciclogénesis explosivas, vendavales, inundaciones y grandes nevadas (en EEUU y Japón), dejando un cuadro de “paisaje después de la batalla” de destrucción y desolación en muchos rincones de la Tierra. Estos arrebatos de nuestra “madre” lo mejor que nos pueden enseñar es que la Naturaleza actúa y sigue actuando con una contundencia que siempre nos superará. Este ejercicio de humildad va acompañado por otro, y es que con ella bromas las justas, pues nunca seremos capaces de prever sus movimientos ni sus consecuencias. La Naturaleza como los modelos matemáticos de Gauss es en un 80% previsible y observable dentro de parámetros razonables, pero siempre hay un 10% por exceso y otro tanto por defecto que nos propicia sequías e inundaciones, calmas chichas y vendavales.

En la astrología hay cuatro grupos de signos zodiacales que representan perfectamente las gracias y las desgracias de nuestra “madre”. El agua, que está en la otra génesis, en la de la vida y que en su medida razonable riega nuestros campos y nos calma la sed, pero que cuando se desboca en ríos, mares y tormentas es imparable, incontrolable y de imposible sometimiento. El viento, que con aspas harineras o generadoras de electricidad cada vez más nos beneficia, el mismo que en América rompe todos los moldes llevándose por delante todo cuanto encuentra a su paso. La tierra, que nos da alimento a humanos y animales, es también capaz de temblar volcando sobre nuestras cabezas todo lo que en ella hemos construido o ahogando nuestras ilusiones vitales con sus tsunamis. Y qué decir del fuego, que nos ha permitido evolucionar nutriéndonos de modo diferente al resto de los animales y dando calor a nuestros hogares, el mismo que quema nuestros bosques, casas y entornos naturales en el continuo reciclar de la vida y la muerte.

De los cuatro elementos, el aire (viento) y el agua son los más habituales y probablemente los más destructivos de nuestro modo de vida. Hace unas semanas cuando las olas dañaban nuestras costas, una tarde nos acercamos a ver la mar en Liencres; qué fuerza, qué voracidad, que incansables golpeaban ola tras ola contra la tierra que las sujetaba. Era un paisaje de belleza incontenible y del daño que luego supuso en nuestros hermosos paseos y oportunos negocios dañados por su fuerza.

No, la Naturaleza no ha muerto. No sé si el cambio climático que nosotros estemos provocando alimenta sus ansias de destrucción; no sé si vuelve siempre por los fueros que le hemos conquistado. La cuestión es que aunque la veamos tan hermosa y remansada en paz y prosperidad, sigue siendo indómita e impredecible en sus consecuencias y está más viva que nunca.

 

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s