Ley del aborto

ley del aborto

Vamos a tener un tiempo por delante debatiendo sobre un eterno problema que nunca tendrá solución. Entra de lleno en las creencias, en las libertades, en las fronteras de la ciencia. Sobre todo en las creencias, no necesariamente religiosas;  y aunque la moneda esté de canto unos la verán de cara y para otros será una cruz.

He de decir que no tengo criterio en este asunto, quizá porque, simplemente, nada me aporta evidencias que condicionen mi pensamiento. Hay razones, sentimientos, “derechos” y emociones en ambos modos de ver el problema. Más aún, de todo ello creo que los que estamos jugando el partido de esta vida es porque así tenía que ser (sin entrar en predestinaciones) y los que no llegan a ser, de modo natural o artificial, es porque no tenían que llegar a ser.

En cuanto a las divergencias, qué quiere que le diga: pienso que dos no riñen si uno no quiere. Y si en donde pone “riñen” lo cambiamos por “embarazan” el resultado es el mismo. Creo que los grandes coletazos del machismo nos siguen llevando a pensar que la responsabilidad del embarazo es sólo de la mujer. La responsabilidad será de la pareja que ha concebido, de ambos. Salvo en el caso de una violación. Ni siquiera contemplo en este argumento el que una mujer decida quedarse voluntariamente embarazada sin conocimiento de esa intencionalidad por parte de la otra persona. Si dos personas deciden disfrutar de su relación sexual, la consecuencia puede quedar en un lado. Pero la voluntariedad, la intencionalidad y la responsabilidad de las posibles consecuencias han de ser mutuas. No creo, pues, que sea sólo una decisión de la mujer, ni tampoco del ministro que decide la ley y la enmarca en un ámbito de actuación “legal”. Salvo mayoría de edad (esa sí, legal) la responsabilidad sobre el concebido y no nacido debiera ser de las dos personas que han propiciado esa concepción; responsabilidad que estará asesorada por un profesional médico que indique las posibles consecuencias de la posible injerencia en el cuerpo de la mujer.

Convicciones, creencias, conciencia, estudios científicos, libertad de decisión, ignorancias, carencias de información, la ciencia que llega hasta donde llega. Vida, lo que se dice vida, ya lo es la del propio óvulo en el seno de la mujer, aún sin fecundar. Vida es todo a todos los efectos que queramos contemplar y siendo absolutamente transparente he de decir que no creo que el 99,99% de las madres (y por qué no de los padres), si así tuvieran conciencia de serlo, decidieran por capricho o comodidad eliminar, suprimir, matar la vida de un hijo bajo lo que podemos entender como tal. En este sentido sí que creo que poner puertas al campo bajo una ley no científica y sí de creencias es un desacierto tan próximo o cercano como el que teníamos hace 600 años cuando Finisterre era el final del mundo y más allá de ese punto se podía acabar la vida.

Seguro que con mis palabras prudentes habrá muchos que estarán en desacuerdo porque querrán que vea esa moneda desde su lado y que además lo vea apasionadamente. Tan sólo he pretendido manifestar mi visión de un tema que seguirá siendo controvertido hasta que la ciencia, la del momento oportuno, dictamine. Y esto va a tardar mucho tiempo, tanto como el que nos lleve a saber o conocer la conciencia, el conocimiento y el sentimiento de vida independiente que tiene un recién nacido. De lo que sí que estoy en contra es del hecho de legislar haciendo sólo uso de la conciencia, las tradiciones o la propia visión de la vida de quien tiene el bastón de mando en cada momento.

Anuncios

4 Respuestas a “Ley del aborto

  1. Gracias Antonio por tu reflexión, que comparto plenamente. Pero hay algo que me parece de evidente importancia: el profundo respeto a las personas ya nacidas; a su derecho a Vivir y a crecer, madurar y morir dignamente, a su derecho a ser felices y a compartir con otras personas el privilegio de poder vivir sin privilegios, porque la igualdad en los derechos es tal vez el mayor de los privilegios.
    Un abrazo

    Me gusta

    • Estimado Antonio, sin entrar en mi convicción personal sobre este asunto, que la tengo, y atendiendo exclusivamente a tu reflexión, comentar dos cosas: 1) Dejas la respuesta definitiva en manos de la ciencia, con esto reduces al ser humano a lo puramente material. La ciencia puede no ser ni lo único ni el todo. 2) Por otra parte, si así fuera, y como bien dices puede pasar largo tiempo hasta que haya un pronunciamiento rotundo al respecto, en estos casos debería imponerse la prudencia, y máxime cuano “puede” haber vidas en juego. Es decir, ¿Es prudente realizar cualquier acción sobre la humanidad sin saber si esa acción puede eliminar cientos de miles de vidas, o es mejor asegurarse antes de ponerla en práctica, que es inocua?

      Saludos.

      Me gusta

  2. Me viene a la memoria una vieja canción de Siniestro Total, ¿qué es el ser? ¿qué es la esencia?… ¿somos alma? ¿somos materia?. Quizás estamos en uno de esos cruces de camino, donde la decisión es lo que determina el resto de nuestras vidas (al menos en cierta medida). Por motivos personales no puedo sustraerme al hecho de haber visto, a través del tiempo, el crecimiento de un feto, y me resulta muy difícil no verlo como un ser vivo, dependiente, pero vivo y por tanto, no estoy en absoluto de acuerdo con que un ser vivo lo es al nacer. ¿Dónde está el limite?. Eso es más complicado, hay quien señala el límite médico (a partir de la vigésima semana han salvado a algún bebé y a partir de la semana 28 al 80% de ellos). Es mucho más complejo que hablar de la “libertad” de la mujer o el “machismo”. Para mí, va mucho más allá de eso…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s