Amigos para siempre

friends

Un amigo es un compañero de nuestro viaje por la vida. Un compañero que se une al vagón de nuestro tren, con quien disfrutamos nuestras muchas alegrías y alguna que otra pena, nos divertimos juntos, nos invitamos a compartir lo que tenemos, sin esperar nada a cambio y sin ningún tipo de intencionalidad material o emocional. Son amigos tan sólo por el mero hecho de que disfrutamos de lo que tenemos con las personas que están con nosotros pues es lo mejor que tienen que hacer en ese momento, sin más.

El amigo es socio, compañero, hombro de apoyo en los malos momentos, también risa en el caminar; el amigo está ahí porque sí, porque quiere, porque ningún convencionalismo, interés u obligación le obligan a ello; el amigo se alegra de nuestros progresos, nos protege y se deja proteger, en ambos casos con la misma intensidad y si es que fuera necesario; el amigo está siempre al otro lado del teléfono o del whatsapp alegrándose de que contactemos con él o con ella; el amigo puede ser alguien de nuestra familia, ¿por qué no? Alguien con quien lo sanguíneo está lejos y la afinidad cerca; el amigo no juzga lo que hacemos, ni cómo lo hacemos, tan sólo escucha, comparte su visión sin imponerla y se suma con nosotros a la decisión que hayamos tomado; el amigo puede llegar a no saber, siquiera, la ropa que llevamos puesta, ni el coche que tenemos o los caprichos que nos podemos permitir, pero tiene plena consciencia de nuestro estado de ánimo, de si somos felices o no en esos días; el amigo deja todo lo que está haciendo si percibe que estamos mal, que le necesitamos para compartir una cerveza o unas lágrimas y ahí siempre está y nosotros estamos; el amigo nunca, nunca, hace caso de la maledicencia de otro “amigo” sin antes escuchar lo que tenemos que decirle, el amigo no hace juicios de valor sobre nosotros gratuitamente y si nos tiene que decir algo en lo que está en desacuerdo nos lo dice a la cara, con cariño y siempre por nuestro propio bien, no por el suyo; el amigo no alardea de lo que tiene o posee, simplemente lo comparte si es que así puede ser y cuando lo hace es con total desprendimiento y sin dar ningún valor a lo que está haciendo; el amigo no es envidioso ni se ofende con nosotros ni en presencia ni en ausencia; el amigo nunca nos pone en ningún compromiso que implique elegirle a él por encima de otros amigos, cuando estamos con él o con ellos simplemente disfrutan de nuestra compañía y nosotros de la de ellos; el amigo nunca, nunca hablará mal de nosotros, es nuestro amigo, así de sencillo; el amigo que es de verdad, aunque medie la distancia o el tiempo por los imponderables de la vida, cuando volvemos a verlo, nos reconocemos, nos ponemos al día en muy poco tiempo y sabemos con certeza lo que podemos esperar de él como persona y como amigo; el amigo, aunque no podamos estar con él, lo único que le interesa es nuestra felicidad y si la tenemos lo seguimos teniendo como amigo; el amigo puede tener cualquier ideología política o social, cualquier extracto u origen familiar, siempre será nuestro amigo, discutamos lo que discutamos y compartamos lo que compartamos; finalmente, la amistad, siempre que se pueda, se debe acrecentar con el roce, con el poder vernos todo el tiempo que sea posible, por el mero y hermoso hecho de estar juntos pinten bastos o pinten copas pues siempre pintamos lo mejor para ellos.

Estos amigos sí son para siempre.

 

 

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

2 Respuestas a “Amigos para siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s