La maldad del dinero

Dinero y corrupción

La corrupción es un mal de todo tiempo y lugar, con sus mayores o menores altibajos, pero siempre estará presente en nuestra sociedad. De nosotros como colectivo depende que sea mayor o menor, más o menos dañina.

Decía la semana pasada que los países con los menores índices de corrupción son aquellos que dan valor a lo colectivo, que tienen una historia democrática profunda e intensa y por tanto muy elevado el sentido de que de la integridad de las personas se deriva la de su propio país. Sus reglas de juego son limpias. Un ejemplo puede ser el de una sencilla transacción comercial en la que el precio es el que es y se acepta pues se sabe que no hay alteraciones ocultas en el mismo. En nuestra cultura siguen predominando el regateo y el descuento especial, y el pensar que quien me vende qué me está ocultado y en dónde pretende engañarme; es nuestra mentalidad y nos hemos acostumbrado a ella. La economía sumergida es el mejor índice de nuestro propio sistema de convivencia, corrupto en sí mismo, opaco y en donde la distorsión entre valor y precio es perenne. No nos engañemos: la economía sumergida es el mejor caldo de cultivo para la existencia de la corrupción y muchos de los que critican la corrupción la justifican porque de otro modo ¿cómo podrían vivir tantas personas si no fuera con trabajos e ingresos no reconocidos? Lo he manifestado más veces: eliminar la corrupción, -permítame la presunción- es muy fácil: elimínese el dinero físico o admítase hasta límites aceptables, monedas y poco más) e instáurese el dinero electrónico (tarjetas de crédito y transferencias, básicamente). Suprimiremos el papel que permite que los “malos” hagan muy buen papel en la película social. La tecnología hoy permite que lo podamos hacer y siempre podremos enseñar al que no sepa manejarse con este tipo de transacciones. Eliminaremos de un plumazo el más del 30% de los billetes de 500€ que circulan por la Unión Europea y las cajas de seguridad de muchos bancos repletas de fajos de billetes a la espera de su mejor momento de utilización. El dinero de plástico se sabe de dónde viene y a dónde va; el de papel muchas veces no se sabe de dónde viene ni a qué manos irá. Y aquí siempre me pregunto: ¿por qué los políticos con poder no ponen en marcha una iniciativa en este sentido? Siento decir que, probablemente (sólo hay que leer periódicos para constatarlo) porque no les interesa, porque se desmontaría buena parte de su estructura de poder. Me encantaría ver una propuesta en este sentido en un programa político en las próximas elecciones y que luego se cumpla, ¡claro!

Probablemente, como dice el Sr. Antonio Garrigues, no ha habido un tiempo de menor corrupción en España como el que vivimos en estos momentos: ahora hay menos de dónde corromperse (fundamentalmente licencias urbanísticas o administrativas) y además el corrupto está mucho más vigilado y por tanto castigado, con lo que no interesa significarse. Lo que sucede es que ahora es mucho más visible, policial y judicialmente, lo que se vino haciendo durante tantos años, como la siembra que madura en invierno y nace en primavera: la vemos cuando nace, pero ya estaba ahí tiempo atrás. El problema es que ahora nos duele sobremanera, pero también me pregunto: ¿es que en los años de la burbuja inmobiliaria todos éramos tan inocentes e ingenuos que no dábamos por supuesto que todo esto existía? ¿Es que cuando en el parlamento catalán se destapó el famoso 3% tuvimos algún problema en ignorarlo y seguir como si nada pasara? ¿Es que ninguno, nunca, hemos sabido de alguien que ha medrado o lo ha pretendido con alguna concesión, licencia o construcción? ¿Podemos decir que esto nunca ha existido, que nos acabamos de enterar? No, la crispación no muere por ello pero también debemos dosificar sus efectos siendo honestos, al menos, con nosotros mismos.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s