Mañana

Mañana

La mayor parte de las personas que tenemos derecho a votar hoy vamos a ejercerlo en base a nuestras convicciones y al estilo de vida en sociedad que cada uno deseamos o pretendemos. Pero hoy va a ser un día de trámite. Si los pronósticos son acertados, el día verdaderamente importante será mañana. Esta noche sabremos, con un reducido margen de error, el resultado de las votaciones y podremos conocer las valoraciones que cada partido va a efectuar sobre dichos resultados. Es más que probable que en esta ocasión pueda haber alguna debacle en determinada formación política. Pero para todos los partidos los resultados que tratarán de vendernos habrán sido más que satisfactorios: los partidos hegemónicos si han perdido votos justificarán que han sido muchos menos de los esperados o previstos por las encuestas; los nuevos, si han tenido menos reconocimiento del estimado, justificarán con su nueva aparición en escena que ha sido todo un logro lo conseguido; y los que se hayan venido abajo, aunque haya sido estrepitosamente, dirán que en las siguientes elecciones sabrán estar a la altura de las circunstancias. Todos, sin excepción, encontrarán justificación para el resultado conseguido. En resumen, el que menos pierda habrá ganado.

Pero, con todo y con eso, lo realmente importante sucederá a partir de mañana. Mañana y durante unos cuantos días todos los líderes políticos nacionales, autonómicos o locales mantendrán un doble discurso, incluso triple:

El primero y más evidente será el que lancen a través de los medios de comunicación ensalzando los logros conseguidos, manteniendo firmes sus posturas. Nos dirán que el pueblo “ha hablado” y que su responsabilidad es ser coherente con las promesas previas y defender sus criterios insalvables.

El segundo, mucho más sutil, consistirá en algunos mensajes de apertura (de cara a las negociaciones posteriores) que en los medios de comunicación permitan segundas y terceras lecturas. Serán mensajes supuestamente dirigidos a sus votantes, pero que tienen como destino el de los posibles pactos postelectorales. Serán mensajes del sí, del no y del todo lo contrario. “Las puertas del diálogo estarán abiertas, pero cerradas a cualquier pacto que vulnere los principios que han defendido nuestros votantes; cualquier tipo de acuerdo estará limitado a…” Etcétera.

El tercero, el más importante, será el discurso (mudo a los votantes) que se empezará a mantener desde el minuto uno en aquellos ámbitos de poder en donde no se haya conseguido la mayoría que permita gobernar. Estas conversaciones, las más valiosas para todos los que hemos depositado nuestro voto y hemos “hablado”, nunca las conoceremos en toda su extensión y si algo trasciende estará debidamente distorsionado. Es en ese minuto uno en el que comienza la negociación, donde las porciones de la tarta del poder a modo de consejerías y concejalías se empiezan a repartir de modo que, cuando el acuerdo sea efectivo, todos puedan defender lo indefendible. Es decir, que todos han salido victoriosos consiguiendo lo que querían. Y, por supuesto, todos los que no consigan acceder al gobierno, los que pierdan en la carrera por los pactos, denunciarán la servidumbre al poder y el desprecio a la voluntad de los votantes, porque ellos se han mantenido fieles a sus postulados y por eso han rechazado gobernar. Tratarán de convencernos de que lo importante no era el poder político sino sus propias convicciones.

Mañana amaneceremos sorprendidos unos, alegres unos cuantos, defraudados muchos y expectantes los que más porque mucho de lo que suceda en los próximos cinco o seis meses será la base del gobierno que más decide en nuestro país (tras las instituciones de la UE). A finales de año tendremos, de nuevo, que decidir y votar. Y como siempre, la veleta que mueve los vientos políticos nos volverá a sorprender pues seguimos en tiempos de cambio hasta que el viento más fuerte, el de la economía y el empleo, se estabilice.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s