Pau Gasol

Pau Gasol

Hoy quiero dedicar estas líneas a un personaje que es más que eso, pues ante todo es persona, que representa como nadie los valores del esfuerzo, la sana ambición, la amistad, la entrega y la humildad en su modo de ser y estar en la cancha, en un plató de televisión o en su ámbito privado.

Como aficionado al buen baloncesto siempre me he fijado en la trayectoria de Pau Gasol, en los valores que están tras sus logros y en todo lo bueno que inspira un profesional de su envergadura cuando uno le oye hablar con naturalidad, sencillez y sin estridencias. Su gran humanidad enriquece su excelente profesionalidad: chapeau!

Hablando de su palmarés: de todos los jugadores europeos que han pasado por la NBA es el 2º en puntos, 3º en rebotes, 1º en tapones, 6º en partidos disputados y 2º en minutos jugados. Este año será el mejor jugador de la NBA en dobles-dobles (un doble-doble significa dobles dígitos -un mínimo de 10- en las cinco categorías que se cuantifican en un partido de baloncesto: puntos, rebotes, asistencias, tapones y recuperaciones. Gasol es uno de los diez mejores en dobles-dobles en la historia de la NBA en puntos-rebotes). Las personas grandes como Pau (grandes en todos los sentidos) aún nos hacen sentir más pequeños cuando descubrimos todos sus méritos y reconocimientos. Uno de ellos y por el que singularmente me he animado a escribir sobre él es que le acaban de reconocer como el tercer mejor compañero de la actual edición de la NBA. Pau era uno de los doce nominados al trofeo Twyman-Stokes que le ha acreditado como el tercer mejor compañero en la edición de este año 2015. Este premio reconoce valores como el liderazgo, el compromiso por el equipo, ejercer de modelo para los compañeros y desempeñar un trabajo desinteresado en busca de un objetivo común. ¿Qué más se puede pedir?

La maledicencia dice que con los años venimos a empeorar, a desplegar mayores y mejores malas artes. Ante este tipo de aseveraciones siempre me rebelo porque la maldad o el buen hacer son independientes de la edad. Sí sucede que el que tiene malaje con 10 años, cuando tenga 50 se le habrá multiplicado por el resultado que esa actitud le haya reportado en su vida. Y estoy convencido de que sucede lo mismo en las personas que tratan de relacionarse con los demás con buenos criterios y sin mala intencionalidad en sus actos. Del mismo modo sucede con Pau, pues a sus 34 años hace bueno o mejor lo que ya hacía como persona y como profesional. Muchos “entendidos” ya le habían defenestrado antes de comenzar esta, su temporada más veterana, precisamente por eso, por la edad. Esos entendidos muchas veces no entienden que, bien aprovechada, la edad, la experiencia en la mente suple las carencias del cuerpo y permite otras habilidades que con menos edad no se saben afrontar.

No deja de ser paradójico que esta España nuestra “produzca” en la misma tierra grandes personas como Gasol, Casillas, Iniesta, Nadal o Indurain, junto con grandísimos corruptos gestores de lo público. Los primeros siempre nos llenan de orgullo y alegría y como mucho nos pueden llegar a defraudar en lo deportivo si no ganan todo lo que se les pone por delante; los segundos defraudan con orgullo, alegría e impunidad a todo el que se les pone por delante. Es uno más de los signos de la esquizofrenia social de nuestra singular nación.

Seguramente a Pau Gasol no le quedarán muchos años de actividad profesional en primera línea pero siempre será recordado con orgullo y admiración por todas sus gestas profesionales y por todos sus gestos personales. Gracias Pau.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s