La religión del alma

Religiones

La neurología actual nos dice que parece existir un lugar, un espacio en nuestro cerebro que acoge el hecho del sentir religioso. De algún modo la evolución nos ha construido genéticamente preparados con un kit que trasciende lo meramente corporal. Es la denominada neuroteología (se pueden leer las teorías de McKinney, Newberg o Dean Hammer entre otros científicos, al respecto). En definitiva nuestro hardware ya viene preparado de fábrica para que el software de lo trascendente corra por nuestras neuronas. De algún modo esa misma evolución ha conseguido que todo lo milagroso que nos ha sorprendido, que no hemos sido capaces de entender, lo hayamos convertido en un espacio, un reducto en nuestra alma que nos hace estar programados para los sentimientos trascendentes. Se podría entender como un proceso de mitificación de un mix entre lo admirable e incomprensible aderezado con las emociones de la sorpresa y, sobre todo, del miedo. En el fondo da igual que seamos agnósticos, ateos o adscritos a cualquier religión; nuestro cerebro parece venir preparado para que la fe se asiente en él. Y esto no es ni bueno ni malo, simplemente parece que es; quienes lo hacemos bueno o malo somos los miembros de esta tribu homínida que muchas veces tiene tan poco de sapiens. Particularmente me siento Homo Sapiens Religiosus. Lo que detesto y siempre he detestado son los cultos basados en el miedo, en la imposición, en el castigo, en el supuesto premio más allá de nosotros mismos por el buenismo al que nos someten los que, sin ser dioses, han creado las reglas para controlarnos según sus propias y malintencionadas voluntades.

La religión, las religiones, el culto a Dios, a lo que desconocemos, a lo que está por encima de nosotros y nos trasciende ha estado presente en todos los grandes y terribles momentos de la reciente historia de la humanidad. En nuestra común y mayoritaria religión, el cristianismo, siempre se nos dijo que el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios. Sin entrar en la discusión de este dogma, lo que tengo claro es que las religiones están hechas a imagen e intereses de los hombres. Al igual que un político tras unas elecciones pone en boca del votante lo que a él le interesa, las religiones ponen en boca de Dios lo que a los humanos de las bambalinas les interesa, desde el mandato divino a la guerra santa. En nombre de Dios, del dios de cada cual, se mata, se viola, se abusa del débil, se violenta al pueblo sencillo para conseguir los beneficios del poder y del control de las vidas de otros. Y en contra del dios de los otros se hacen guerras, se invaden países, se conquistan territorios y, lo peor de todo, se anula toda vida o sentido de vida de los sometidos. Creo que cuando se anulan las libertades o la vida de otros la religión es un sindios cargada de tantos intereses que la única religión que predomina es la del hombre como lobo para el propio hombre; no hay más.

Es posible que nuestro cerebro esté programado para el sentimiento religioso. Pero también lo está el de todos los manipuladores que saben que así es, que el bien de la causa propia justifica la desgracia de las de los demás y que la debilidad de espíritu es el terreno mejor abonado para plantar las frutas del odio. Parece ser que Napoleón a comienzos del XIX decía que sus soldados eran carne de cañón; hoy a comienzos del XXI hay muchos creyentes de religiones de alma humana que torticeramente son manipulados para ser carne de religión. Estoy convencido de que el Dios de verdad, se llame como se llame, prefiere la religión del alma de cada cual sumada y enlazada con la de los demás, sean quienes sean los demás.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

4 Respuestas a “La religión del alma

  1. Esta afirmación “lo que tengo claro es que las religiones están hechas a imagen e intereses de los hombres”, no sé muy bien su sentido. Si se refiere a que las religiones tratan de dar respuesta a un interés de la humanidad (su trascendencia, su fin último), estoy de acuerdo con ella. Si por el contrario quiere decir que son invenciones de unos hombres para satisfacer sus propios intereses engañando a otros, entonces discrepo profundamente. Las grades religiones, tanto las proféticas como las místicas, no son lo mismo que las sectas. Gautama (Buda) no tuvo intención de fundar el budismo para sacar provecho propio, éste surgió de una búsqueda sincera de lo que causa incomprensión en el hombre, en este caso, el sufrimiento y la muerte. Cuando Abraham salió de su pueblo natal, Ur de Caldea, hacia no sabía dónde, sólo porque se lo pedía Dios, tampoco pensó que sacaría mucha “tajada” con ello; de hecho abandonó la seguridad que le proporcionaban los clanes familiares en las tribus nómadas para aventurarse con su mujer hacia no sabía dónde, pero confiando plenamente en Dios. Y así podríamos decir del resto de religiones, que no son muchas. En el caso que mencionas del cristianismo, es el propio Dios quien irrumpe en la Historia de la humanidad, se revela a sí mismo y revela los principios que traen la felicidad al hombre. El resultado es que gran porcentaje de los seres humanos no creemos que nuestra felicidad, en esta vida y en la futura, consiste en no matar, no robar, no mentir, ayudar al prójimo. Quien encuentra personalmente a este Dios, ve colmadas sus expectativas y encuentra respuestas; quien no lo encuentra lo busca en el esoterismo, las sectas, el materialismo, el hedonismo, …. y finalmente ve su vida vacía, ni encuentra respuestas, ni la ansiada felicidad. Luego, claro está, están los hombres, que tratan de manipular unos a otros buscando determinados beneficios, pero eso es culpa de las personas, no de las religiones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s