¿Maña o fuerza?

maña o fuerza

Decía Einstein: “No sé cómo será la tercera guerra mundial; sólo sé que la cuarta será con piedras y lanzas”. O con coches bomba, o con ataques selectivos o con tiros en la nuca o quemando vivo al “enemigo”. Sr. Einstein, el género humano es capaz de lo mejor pero también de lo peor e imaginación no nos faltará nunca, sobre todo si es para violentar la libertad o la integridad del otro.

Guerras, guerrillas, terrorismo, violencia, ataque, devastación… Cuánto de malo y perverso puede tener la testosterona en los hombres y también en algunas mujeres, las menos. Desde que nos erguimos como humanos no ha habido un sólo minuto en nuestra Historia en el que no hayamos hecho uso de alguna de esas seis palabras. Siempre en conflicto, siempre tratando de imponer por la fuerza los criterios de unos sobre los de los otros. El atentar contra la integridad del “semejante diferente”, ¿qué fundamento tiene? La venganza, el modo de vida salvaje viviendo siempre en el borde de la vida, servir a quienes tienen el poder de dirigirnos o simplemente un modo de vida “como otro cualquiera”. Es muy fácil utilizar la fuerza. Las consecuencias vendrán después y en los más de los casos nos permitirán justificar nuevos actos de violencia. Para unos es tan sencillo como presionar un teclado y que un dron cumpla su cometido. Para otros es el ejercicio de la violencia en terreno propio o ajeno. Y todos, todos, desde la sombra de la impunidad y siempre, siempre, pagando justos y honrosos ciudadanos por pecadores. Al final, en todos los casos todo se resume al uso de la fuerza, bien en las guerras tradicionales o bien en las que están basadas en la generación del terror; el objetivo es el mismo. Y ¿cuál es el objetivo? Poder. Poder fáctico, económico, territorial, político; siempre es la posición de preeminencia de unos sobre otros para conseguir un beneficio. En el fondo, dada nuestra naturaleza, podría ser algo lícito, pero si no usáramos alguna de las seis palabras arriba descritas y sus consecuencias, claro: muerte, violación, destrucción, empobrecimiento y desolación.

Existe otra opción mucho más difícil, menos instintiva y más inteligente y es la capacidad de negociar, la opción de utilizar la maña antes que la fuerza bruta. La negociación es un camino siempre pretendido, pero poco transitado. Las partes siempre están cargadas de razones, preñadas de justificaciones y poco predispuestas a escuchar otras cosas que no sean sus propios argumentos. La maña de la negociación quien más tendría que utilizarla es quien más fuerza tiene, más aún hoy en día en donde las fuerzas (con unas sociedades tan dispares en lo tecnológico, en los estilos de vida y en la viralidad de los medios de comunicación) se están midiendo más por la repercusión mediática que por los destrozos que consiguen en el enemigo. Los problemas en una negociación surgen cuando uno de los dos bandos utiliza “cartas marcadas” (falsedades, ocultamientos, acciones no previstas durante el proceso, etc.). Estas cartas justifican levantarse de la mesa y volver de nuevo a las armas y al uso de la fuerza para imponer un criterio que no han sido capaces de resolver en la mesa, con limpieza, sin sangre de por medio. Nos sobran bombas y metralletas y nos falta imaginación y arte en la negociación. Nos pierde lo inmediato, el resultado instantáneo y carecemos de paciencia, perseverancia y mano izquierda.

Si hubiéramos invertido, como humanidad, muchos más recursos en ingeniería de la persuasión y de la argumentación, en lugar de en tecnología para la destrucción, otro gallo nos habría cantado al amanecer de un bonito y luminoso día. El ojo por ojo y muerto por muerto nunca nos llevará a buen puerto.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

10 Respuestas a “¿Maña o fuerza?

  1. Tenemos que aprender a mirar ombligo ajeno como propio, a entender que cada persona tiene sus verdades y que la verdad universal es lo que le sucede a cada uno. No hay verdades encriptadas y siempre hay que tirar por el camino menos malo para ambas partes

    Le gusta a 1 persona

    • Muy cierto lo que dices. La esencia de la vida en sociedad es negociar entre las voluntades de cada uno y conseguir que el ganar-ganar sea la esencia de nuestro crecimiento como sociedad.
      Muchas gracias por tus comentarios.
      Antonio Lamadrid.

      Me gusta

  2. En efecto, Antonio. Nos cuesta emplear la maña…y muchas veces no es tanto cuestión de fondo como de formas. Hemos perdido las formas como sociedad.

    Gracias y un saludo.

    Me gusta

    • Si, en efecto, es un problema social, de género, de especie.
      Resolvemos demasiadas cosas con la violencia, con el uso de la fuerza. Pero debemos confiar en nosotros mismos y pensar que esto está cambiando, aunque sea muy despacio.

      Muchas gracias Luis. Buena semana

      Me gusta

  3. Creo que el hombre es portador tanto del gen egoísta (R. Dawkins) como del gen altruista, ambos son inherentes al ser humano, es parte de su naturaleza, pero también de su entorno, de su educación, de su cultura y sociedad (Steve Pinker, “La Tabla Rasa: La negación moderna de la naturaleza humana”, en el cual se cuestionan dogmas como “la tabla rasa”, el “buen salvaje” y el “fantasma en la máquina”). La violencia ha ido disminuyendo a lo largo de la historia del hombre, aunque nos parezca difícil de creer, quizás esto sea por la facilidad de alcance que tenemos hoy en día de la información de cualquier lugar del mundo en cualquier momento, y constantemente estamos siendo bombardeados con noticias sobre guerras, violaciones, crímenes, etc, esto puede hacer que nuestra percepción, nuestro sesgo sobre la violencia no se ajuste demasiado a la realidad. En estos momentos hay menos guerras y menos violencia que hace 100 años.

    La naturaleza del hombre es oscura y cruel, debemos aceptarlo (pero no consentirlo), y también es bondadosa y llena de luz, esto es lo que hay que potenciar. La naturaleza humana es tremendamente compleja, si la mejor opción es negociar por qué peleamos y morimos por ello o lo que es peor, por las ideas o locuras de otros, ¿por qué declaramos guerras?, ¿por qué hacemos daño?, aquí cabría hablar sobre la psicopatología del hombre, basta con mencionar a alguno de los más infames genocidas del siglo XX, sin ir más lejos. La última gran guerra en Europa fue hace 70 años, algo hemos ido aprendiendo en todo este tiempo.

    Para poner una nota de humor diré que en alguna ocasión pienso en el hombre como en una mezcla de chimpancé (el cual es guerrero, violento, con una dura jerarquía entre sus miembros, muy territorial, capar de coger un palo o una piedra y usándolo a modo de arma matar a uno de su misma especie) y del amable bonobo (pacífico, con una jerarquía entre sus miembros más flexible, cariñoso y altruista).

    Un tema muy interesante el que has sacado en este artículo Antonio, y que da para muchas horas de debate e intercambio de ideas y creencias.
    Un saludo y feliz semana,

    Me gusta

    • Muchas gracias Leticia por todos los interesantes apuntes que haces y que complementan muy bien lo que he pretendido transmitir en el artículo. Genial!

      Con respecto al chimpancé y al bonobo, como imagino que sepas, en la resolución de conflictos, el primero lo resuelve con agresividad y el segundo con sexualidad; ambas manifestaciones del instinto para sacarse la espina del conflicto. Tengo clara cuál es la mejor opción en el mundo primate, no tengo duda.

      En los humanos también y la solución es la inteligencia emocional para ser capaz de relacionarnos con otros de la manera más inteligente posible para todos.

      Muchas gracias de nuevo por tus aportaciones. un placer.

      Me gusta

  4. El Desarrollo de competencias para la comunicación involucra la habilidad para la negociación y claro está, la inteligencia emocional que debería tener bases desde el núcleo de la Sociedad que es la Familia y desde allí fortalecerse hasta ser parte de un proceso organizacional y social.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s