Beyoncé Kowles

Beyoncé

¿Es posible que usted tenga alma de líder? El liderazgo, para que sea auténtico, debe venir de un reconocimiento expreso de los demás, de quien es tu equipo, las personas que admiran lo que haces y cómo lo haces. Quizá usted, que ahora me lee, sea un líder o tenga “madera” de líder; en cualquier caso lo que sí sé es que el líder ni alaba ni quiere el poder; no necesita tener ascendencia sobre otros para alimentar su ego, sus carencias, frustraciones o complejos. El verdadero líder sabe lo que es y lo que importa para los que son importantes para él y con eso le vale. De hecho Adolf Hitler, tal y como muchos investigadores han constatado, como por ejemplo Antony Beevor, por el único motivo por el que hizo todo lo que hizo fue por poder, por ambición de poder, para suplir todos sus complejos de inferioridad. A algunos el hecho de estar por encima de otros les hace sentir que están por encima de sus propias miserias.

Pero no quería hablar del poder, sino de la celebridad más poderosa del mundo según la lista Forbes: la Sra. Beyoncé Kowles que con 115 millones de ganancias en 2014 es designada como la celebridad más influyente del planeta. ¿No es impresionante? Por cierto, el jugador de baloncesto LeBron James se encuentra en segundo lugar. Otorgándole a Forbes el valor de sus credenciales no deja de ser sorprendente que se reconozca el poder de la celebridad; es decir, que por encima de otros poderes fácticos hay un poder sutil basado en la seducción y en la conquista que ejerce sobre sus seguidores el perfil de una persona que ha triunfado en el escenario de su vida profesional. En esto somos bastante diferentes de los moradores de la Edad Media cuando los juglares cantaban sus coplas para entretener a reyes y cortesanos y su poder, según lo que nos lega la Historia, no era precisamente de altas torres.

El poder de estas celebridades es un poder por influencia voluntaria de modo que todos sus admiradores se fijan en ellos y fijan en su retina sus palabras, gestos, vestidos, comportamientos y estilos de vida. Es la mitomanía actual. Todos tenemos ídolos y líderes en los que nos queremos sentir reflejados y nuestra admiración, en cierto sentido, radica en el hecho de que en el fondo nos habría gustado haber ocupado el lugar que ellos disfrutan.

Forbes tiene otra lista de poderosos, los que de facto controlan nuestras vidas, los que deciden o son instrumentos mediante los cuales se regula nuestro modo de vivir. Son poderosos en el estricto sentido de mando político, de control en unos casos y de poder económico en otros. Es el poder decisor. De la lista de los cien seres humanos más poderosos de la Tierra quiero, brevemente, citar los diez primeros: Vladimir Putin, Barak Obama, Xi Jinping, Papa Francisco, Angela Merkel, Janet Yellen, Bill Gates, Mario Draghi, Sergei Brin & Larry Page y David Cameron. Cinco políticos, el Papa, dos “banqueros” y dos líderes de empresas tecnológicas. A alguno le habrán sorprendido algunos personajes de la lista, sobre todo el orden de aparición, pero así lo distingue Forbes. De todos ellos salvo el Papa, que no lo ejerce directamente, todos son personajes influyentes en el poder político y económico.

La verdad es que leyendo y releyendo esta lista y, salvo dos o tres excepciones, me quedo con Beyoncé y con LeBron, su color seguramente nos dé más color a nuestras vidas que los múltiples todos de grises que el poder fáctico nos inspira. Sí, en el fondo, prefiero admirar los méritos (todos lo tienen) de quienes se han ganado el poder sin pretenderlo explícitamente, Gates y Brin@Page incluidos.

Beyoncé 2

lamadriddiario@gmail.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s