Whatsapp

Whatsapp 1

Si usted dispone de un “smartphone” (teléfono inteligente según el Oxford Dictionary) es más que probable que cuente con la app (abreviatura de “application” en inglés, “aplicación”) del Whatsapp. En sólo tres líneas hemos utilizado tres palabras que hace diez años no existían y que ahora mismo salen de nuestras bocas constantemente. Y ya hablamos con normalidad de cuando “wasapeamos” a alguien. Hace años se decía que el 10% de las palabras de uso corriente en un idioma desaparecían cada 100 años para incorporarse otras nuevas. Creo que en los últimos diez o quince años ese porcentaje se ha acrecentado.

La irrupción del Whatsapp en nuestras vidas ha supuesto un potente cambio. La palabra proviene de la expresión inglesa “What’s up” (¿Qué tal? ¿Cómo te va?) y “app”. Para muchos de nosotros esta herramienta es tan habitual a día de hoy que si desapareciera creo que nos provocaría una carencia muy importante en el modo de comunicarnos sin tener que hablar necesariamente. Whatsapp ha cambiado tremendamente el modo de comunicarnos en los círculos de familia, amigos, compañeros de trabajo, padres de los compañeros de nuestros hijos, equipos deportivos o incluso las mismas relaciones profesionales con clientes o proveedores. Hay una palabra en el marketing que hace alusión a la rapidez con la que se propaga una idea, un vídeo, un spot o una campaña promocional: marketing viral. Nada hay más viral en este momento que los grupos de Whatsapp en donde todos los que estamos en ese grupo nos conocemos y hemos aceptado pertenecer a él.

Ahora mismo muchas familias se comunican por este medio, se envían mensajes constantemente para felicitar cumpleaños, quedar para un evento familiar o para compartir una noticia, un “chiste” o un vídeo de la granizada que cayó ayer en el pueblo. De hecho ya casi no se cuentan chistes; se ven o se leen por Whatsapp. Esto no es ni bueno ni malo, es lo que es y responde a nuestros tiempos. Las conversaciones ya no son sólo de uno a uno, como pueden ser muchas de las profesionales o de la una pareja que se dice por Whatsapp lo que quizá no se atreva o no sepa decir presencialmente. Whatsapp permite mantener conversaciones con decenas de personas de modo simultáneo, algo que los tradicionales “sms” no permitían; podemos compartir pensamientos, imágenes, vídeos o cualquier enlace que lleve a un contenido determinado.

Whatsapp 3

Hay personas, muchas ya, que se han creado una gran dependencia de este soporte, que miran al teléfono con ansia a ver si hay algún mensaje pues “llevo tres minutos sin que nadie me diga nada”. De hecho aseguraría que gran parte de nuestra vida diaria se va en ver mensajes de Whatsapp: los chavales jóvenes llegan a abrir cientos de mensajes en un solo día; muchos aficionados al deporte hacen comentarios en tiempo real con los amigos del partido que están “viendo” en ese momento; y lo peor de todo, puede estar detrás de un buen número de accidentes en la carretera pues nos sentimos obligados a contestar con la inmediatez que el medio ofrece. Se habla ya también de que en las nuevas generaciones el correo electrónico casi no tiene espacio, por no hablar de las faltas de ortografía que esa misma inmediatez, la de los dos pulgares, parece exigirnos.

Pero en el fondo me sigo quedando con todo lo bueno que tiene el estar cerca de otras personas y además seguir potenciando lo que más nos hace diferentes del resto de la naturaleza, nuestra capacidad de comunicación escrita. Y si estamos de viaje es un modo excelente para desearle los buenos días a nuestra familia y dejar constancia de nuestra añoranza hacia ellos. Somos un país que necesita comunicarse pero también con importantes dosis de vergüenza y timidez; ¿qué mejor que Whatsapp?

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

6 Respuestas a “Whatsapp

  1. Hola Antonio, soy usuaria de whatsapp… ¡y lo saabeeees! 😉 y aunque sólo tengo grupos o contactos de amigos y familiares, hay que tener en cuenta que los mensajes que transmitimos/recibimos son simples textos. La emoción que ponemos cuando lo leemos o la intencionalidad que le damos a lo que leemos, es decir la parte personal es la que le damos nosotros al leer ese texto y que podría diferir en gran manera del que envió el mensaje pudiendo ocurrir malos entendidos. Si esto sucediese no hay que dudar, una llamada a tiempo ayuda a evitar calentamientos de cabeza.
    No obstante, me quedo con la parte positiva del whatsapp, sobre todo aquella de estar en contacto con amigos que no están en tu misma ciudad o incluso están en países distintos.
    ¡Que tengamos una buena semana! Te mandaré un wahtsapp.
    Rosario

    Me gusta

  2. Nuevos tiempos, nuevas herramientas.
    Bienvenido todo lo que nos ayude a comunicarnos y sentirnos cerca de otras personas.
    Buenas semana para todos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s