La empatía… de la calavera

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Hace ya algunos años, al comienzo de mi carrera profesional como formador, tenía un compañero, Ricardo, al que admiraba (y admiro). Era una persona madura, con buenas maneras, con muchos conocimientos y que hablaba en público con soltura, sabiéndose ganar a la audiencia. Cuando le transmitía mi admiración el solía decirme “Como te ves, yo me vi; como me ves, te verás

Las Ermitas de Córdoba Las Ermitas de Córdoba

Pasaron los años y por diversas vicisitudes empresariales hubo un Expediente de Regulación de Empleo en nuestra empresa. Él fue de los primeros en ser despedido y a mí me confirmaron en el puesto. Ricardo volvió a recordarme la frase “Como te ves, yo me vi; como me ves, te verás” prepárate para el futuro, que puede ser incierto.

En las dos situaciones por igual, Ricardo me animaba (qué curioso, siendo él el despedido) repitiéndome las mismas palabras y me…

Ver la entrada original 258 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s