¿Lideras o mandas?

Liderazgo 2

Demasiadas  veces oigo decir que tal o cual directivo es un líder de sus equipos y en muchos casos es cierto y en muchos otros no sucede como nos dicen. ¿Sabemos bien lo que significa ser líder en una organización? En repetidas ocasiones confundimos líder con jefe, lo cual no impide que un buen jefe sea muy eficaz en determinadas circunstancias, pero no es un líder. La Real Academia nos dice del líder: Persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como jefe u orientadora.

Tú mismo ¿Consideras que eres un líder? ¿Realmente lo crees? Pues me parece que empezamos mal pues el liderazgo, bien entendido, es una cualidad que nosotros mismos no podemos ni debemos reconocernos; es una atribución que nos tienen que hacer los demás y ellos, el equipo que “supuestamente” nos sigue, es el único que puede calificarnos como tales. El liderazgo es un hecho que sólo tiene valor si es reconocido por los demás; es más, cuanto mejores líderes seamos menos nos tiene que preocupar si nos siguen o nos dejan de seguir. Lo que sí que podemos valorar claramente, pues responde a nuestro estilo de Dirección, es si somos jefes, jefazos o jefecillos; si ejercemos la jefatura de otros con la autoridad del mando.Un líder es soft un jefe es hard.

Un líder no puede ser el que dice a su equipo “o espabilamos o la cola del paro os espera”; un buen líder nunca diría: “El que no sirva se va a la calle y que cada palo aguante su vela” y, sobre todo, un buen líder nunca, nunca abandona a quien tiene algo que aportar a la organización cuando ha sido el “líder” el que no ha sabido obtener todo lo que él puede dar; un buen líder debe conocer a su equipo, debe saber quién es capaz de qué y para qué y reforzar las debilidades de algunos de los miembros que en momentos puntuales pudieran tener. Un líder establece unas reglas de juego que son válidas para todos por igual, sin excepciones y dentro de esas reglas (objetivos, resultados, logros, etc.) debe encargarse de que cada cual aporte lo mejor que tenga y que lo haga con autonomía, con independencia, sin tener que estar pendiente de que alguien le pueda tener en el punto de mira. Un líder tampoco critica a un miembro del equipo delante de otros y un buen líder, uno que lo es de verdad, debe reconocer, más aún que los logros de los miembros de su equipo, los esfuerzos dedicados, ya que los logros casi nunca son fáciles para nadie. Un líder excelente es capaz de reconocer sus debilidades, que él también se equivoca, que no es perfecto.

¿Ejemplos? Muchos, los más gráficos nuestros políticos, lo que se trasluce de sus actuaciones. Personalmente no creo que Rajoy, Iglesias o Sánchez sean líderes, simplemente han accedido al poder y mandan y los demás acatan con la ley de partido, o la de la obediencia debida, en la mano y en el dedo índice; imponen criterios, acallan voluntades y corrigen en público. Sin embargo Rivera o Garzón me dan la sensación de tener más cualidades para el liderazgo y hablo de personas no de ideas políticas. En la Historia Hitler o Napoleón mandaban, Jesucristo o Gandhi lideraban, quienes les seguían lo hacían voluntariamente sintiendo la grandeza del placer de trabajar para un proyecto.

Liderazgo 4

Hoy hablamos de salario emocional en las empresas, de contrato psicológico, del interés laboral por el proyecto y por quien lo lidera y ello, salvando la remuneración que corresponda al puesto, es tan valioso como el dinero que nos llevamos a casa. El líder enamora, cautiva, nos orienta y nos sirve de luz a la que seguir; el purasangre corre mejor con caricias que con palos ¿Lideras o mandas?

Quisiera finalizar con un texto que he leído reciéntemente de una intervención de la Madre Teresa de Calcuta, la cual se produjo en una sesión del 50 aniversario de las Naciones Unidas y que fue reconocida como la mejor intervención, siendo además totalmente improvisada. Dijo:

“Así que queréis cambiar a la gente, pero ¿conocéis a vuestra gente? ¿Y les queréis? Porque si no conocéis a las personas, no habrá comprensión, y si no hay comprensión, no habrá confianza, y si no hay confianza, no habrá cambio.

¿Y queréis a vuestra gente? Porque si no hay amor en lo que hacéis, no habrá pasión, y si no hay pasión, no estaréis preparados para asumir riesgos, y si no estáis preparados para asumir riesgos, nada cambiará.

Así que, si queréis que vuestra gente cambie, pensad: ¿conozco a mi gente?, ¿y quiero a mi gente?…”

Liderazgo 5

Si tienes la grandeza de ser líder te lo agradecerán, por siempre, todos los que trabajen contigo; si tienes la suerte de trabajar con un líder -no para un líder- encárgate de reconocérselo; si es un líder verdadero, verás que no le dará ninguna importancia. Todo lo demás cae fuera del liderazgo. Además está demostrado que es más rentable liderar que mandar ¿lideras o mandas?

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

2 Respuestas a “¿Lideras o mandas?

  1. Hola Antonio.
    Interesante artículo, como de costumbre.
    No obstante, no puedo evitar alguna pequeña discrepancia.
    En mi opinión, la capacidad (y la vocación) de liderazgo no tienen porqué ir siempre acompañadas de otras cualidades morales.
    Los líderes de hecho no son siempre personas bondadosas como Jesucristo o Gandhi. En ocasiones son bastante malotes (o incluso auténticos criminales).
    Creo que es el caso de Hitler, Napoleón o del terrorífico Bin Laden.
    Un ejemplo:
    En el año 1815, tras haber perdido su poder, Napoleón decide abandonar su reclusión en la Isla de Elba. Desembarca en Francia y reunido con unos pocos partidarios decide dirigirse a Paris para retomar el poder. El rey (Luis XVIII) envía un ejército para detenerle.
    Al encontrarse frente a frente, Napoleón ordena detenerse a sus partidarios y sale (solitario y caminando) al encuentro del ejército del rey. Cuando llega a una distancia en la que pueden oirle, se identifica y les invita a dispararle. La reacción de los soldados es aclamarle y unirse a la rebelión. Poco tiempo después Napoleón llaga a Paris donde recupera el poder sin disparar un solo tiro.
    ¿Era o no era un líder?.
    Un abrazo.
    Juan

    Me gusta

    • Sí, en ese momento Napoleón era todo un líder, desde luego y no veas implicaciones morales o religiosas en los que he considerado como líderes, para un post, que tiene que ser breve, son los personajes que primero se me vinieron a la mente.
      En cualquier caso espero que la idea esencial de lo que es un líder, sobre todo en la época actual, haya sido capaz de dejarla reflejada.

      Gracias Juan.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s