3 días, 33 horas

33 horas 1

Recientemente el empresario mexicano Carlos Slim (una de las mayores fortunas del mundo), ha insistido en su propuesta de una semana laboral de tres días y 33 horas de trabajo como fórmula para reducir el desempleo. Según Slim, los tiempos que se pierden en los desplazamientos al lugar del trabajo, el cansancio que ello genera y la escasez de empleo son razones suficientes como para que en tres días intensos se cubra todo el aporte de trabajo de calidad de una persona. Slim dice también que si alguien, por sus circunstancias personales, necesita dedicar dos semanas laborales “a la semana” tiene también posibilidad de hacerlo. (Visto desde los que dedicamos 60 o más horas a la semana a nuestros afanes, no sería tan descabellado).

Soy consciente de que ante este tema, el del trabajo, hay tantas opiniones como personas. Cuando leí la nota de prensa pensé en las razones que podrían justificar un cambio de modelo de trabajo como el que se propone. Se me ocurren algunas. La productividad podría ser mayor por hora trabajada (los tiempos que muchos trabajadores dedicamos, como media, de intensidad en el trabajo al inicio y al final de la jornada laboral se verían reducidos). Se minorarían los tiempos de desplazamiento al lugar de trabajo y, sobre todo, en las grandes ciudades ello redundaría en una mayor eficiencia del trabajo neto y una mayor calidad de vida. Las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías también nos lo iban a permitir. Por encima de todo está el exceso de capacidad productiva humana – el desempleo – que existe en nuestro mundo occidental: en la mayor parte de los campos de la actividad productiva somos muchas manos para tan poca obra y esa carga de trabajo hay que repartirla más aún. Al igual que el mundo del comercio y el de los negocios se están transformando, mutando de la totalidad en el ámbito real, presencial u offline al virtual, a distancia u online, también el trabajo está mutando, y más que lo va a hacer en este sentido. Podríamos complementar nuestra jornada presencial con otra virtual, más o menos intensa en función de su remuneración. Toda la industria y el comercio que trabajan de lunes a sábado verían perfectamente cubierta su carga laboral con un doble turno semanal y con más horas de dedicación diaria en el puesto de trabajo. Seguramente también se fomentaría más el consumo al tener más tiempo para disfrutar de nuestro ocio (salvo los que tuvieran que duplicar, voluntariamente, su dedicación porque sus circunstancias personales así se lo exigieran).

No me cabe duda de que debemos pensar y repensar nuestro modelo productivo vinculado con el trabajo; hay que cambiar las reglas de juego de modo que para empleados y empleadores sea más eficiente el uso que se hace de nuestro recurso más limitado: el tiempo. Esas 33 horas deben ser remuneradoras para una calidad de vida satisfactoria con una mano que cada vez será menos de obra y más de pensamiento.

Slim, además, se ha mostrado partidario de retrasar la edad de jubilación, “porque retirarse a los 62 años hace insostenible el sistema”. En esa misma declaración ha abogado por prolongar la vida laboral hasta los 75 años, pues piensa que “el conocimiento y la experiencia se hacen mas fuertes después de los 60 años”, que es cuando nos retiramos actualmente. Soy consciente de que el tema de retrasar la edad de jubilación para muchos es un anatema y quien lo menciona es un retrógrado. La jubilación se “inventó” para cubrir los últimos 5 años de vida. Hoy vivimos 84 años y lo que ningún sistema público se puede permitir – por muchos impuestos que pongamos a “los ricos” – es que con 30 años de trabajo “nos paguen” otros 30 de jubilación; es insostenible.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

6 Respuestas a “3 días, 33 horas

  1. Gracias por el artículo, Antonio.
    Estoy totalmente de acuerdo con Slim y ya es hora que en España empecemos a organizarnos para paulatinamente y sin demora vayamos cambiando nuestras costumbres de vida laboral y social con el fin de llegar a las cotas que menciona Slim. Para ello , debiéramos tardar no más de 10 años en conseguirlo, con lo que lograríamos ser más competitivos y mejorar la calidad de vida y vida familiar con tiempo para la formación continua, sin olvidar e incremento del consumo en el ocio.

    Me gusta

    • Cuando leí lo que Slim dijo me pareció realmente bueno y, desde luego, que exigirá un cambio social -que es lo que socialmente más nos cuesta- para adaptarnos pero, estoy contigo, este cambio es inevitable y cuanto antes empecemos a avanzar en esa dirección, mejor será para todos nosotros.
      Muchas gracias por tu acertado comentario.

      Me gusta

  2. Desde luego la productividad se elevaría. Me he pasado media vida en empresas en las que lo importante era “estar” y como muchos “estaban” e iban a quedarse hasta tarde siempre podrían comenzar a trabajar después…o no.

    Me gusta

  3. A mi también me gusta la idea. El problema es que hay muchos que trabajamos por cuenta ajena, y la mayoría de las veces ya estamos trabajando esas 10 u 11 horas diarias 5 dias a la semana. Desde el punto de vista del empresario, al que lo que le interesa es ganar dinero, porque va a pagar a 2 recursos, cuando con pagar a uno lo tiene resuelto. Solo lo haría si le obligasen por ley. Y que gobierno pondría una ley que fuese claramente en contra de lo que quieren los empresarios?
    Y con respecto a la jubilación, sinceramente no veo a una persona de 75 años trabajando 11 hora diarias. Estoy de acuerdo en que la jubilación a los 60 no es sostenible, pero yo haría otro planteamiento que pasaría por ir reduciendo la jornada laboral segun se van cumpliendo años. Asi por ejemplo a los 60 pasar a trabajar 6 horas diarias a los 70 trabajar 4.. y que el estado cubirese las horas “no trabajadas”. Es decir un sistema de jubilación parcial, que resolveria el problema de sostenibilidad del sistema y al mismo tiempo permitiría no perder el valiosisimo conocimiento de las personas de cierta edad. Ayyy reflexiones de lunes por la mañana. me pongo a currar!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Y todas muy buenas María Jesús. Es muy difícil llegar a un buen puerto en este sentido sino se intenta con diferentes alternativas hasta que lleguemos a una que sea satisfactoria para todos. De todo ello, de tus ideas y de las mías, lo único que tengo claro es que como estamos no podemos seguir y que hay que hacer nuevas acciones y aplicar nuevas soluciones.
      Muchas gracias por tu aporte.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s