Envidia y calumnia, causa y efecto

En defensa a ultranza de Rafa Nadal

Las estrellas brillan por ti

rafa

Artículo publicado por Carmen Prada

El deporte es una de las pocas razones que encuentro para sentarme delante del televisor. Evidentemente,  cuando puedo acudir en persona a un espectáculo de esa naturaleza, el disfrute es mayor.

En mi juventud, el tenis fue el deporte al que más me aficioné, me apasionaba y admiraba a los jugadores, su fortaleza, esa ambición individual de ganadores, observaba una garra que jamás había visto en otros deportes… Y ciertamente, no me perdía ni un Grand Slam, especialmente Roland Garros, que sin duda entre todos era mi preferido.

Corría el año 1994 cuando definitivamente me cautivó por completo, me encontré en la tesitura de elegir un jugador al que animar, y lo cierto es que me resultó difícil, ya que la final fue entre Sergi Bruguera,a la postre campeón, y Alberto Berasategui. Ese día recuerdo que me dije: está bien…

Ver la entrada original 747 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s