Aprender a aprender

Han pasado ya cincuenta años desde que entré por primera vez en un aula. La esencia de la enseñanza, del fomento del aprendizaje (salvando las formas) sigue siendo prácticamente idéntica. Este supuesto axioma no tendría que ser, en sí mismo, negativo; cuando algo funciona y funciona bien, no lo cambies. El problema es que la [...]

Anuncios

Hoy es mi día. Ojalá también lo sea el t

Hoy es mi día. Ojalá también lo sea el tuyo. Hoy es el día mundial de la felicidad. ¿Qué más se puede pedir para todos? Felicidades :-):-)

Coriolano y el feedback de 450 grados

Lo haría de 720, por poner una cifra y en la que también incluya nuestra propia autovaloración. Muy bueno.

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Tarde lluviosa y estoy escuchando la Obertura Coriolano, de Beethoven. Es una historia curiosa que vale la pena saber.

  • ¡Luis! El otro día nos hablaste de romanos y hoy ¿nos vas a hablar de música clásica?
  • Hoy os hablaré del “450 grados”

Luis Juli Aydillo Coriolano y el feedback de 450 grados

La historia de Cayo Marcio Coriolano (siglo V a. C.) es la de tantos líderes a los que el éxito y la comodidad de la zona de confort les acaban pervirtiendo. Plutarco nos cuenta como Cayo, siendo joven general del ejército romano, logró varias victorias que le valieron el reconocimiento del pueblo de Roma. Popularidad, ostentación, malversación de fondos le llevaron a una espiral que finalizó en el exilio. Para ganarse nuevamente el favor del Senado se dedicó a arrasar las tierras de los plebeyos (“el pueblo”) salvando las de los patricios (“el poder”) Cuando quiso…

Ver la entrada original 404 palabras más

Envidia y calumnia, causa y efecto

En defensa a ultranza de Rafa Nadal

Las estrellas brillan por ti

rafa

Artículo publicado por Carmen Prada

El deporte es una de las pocas razones que encuentro para sentarme delante del televisor. Evidentemente,  cuando puedo acudir en persona a un espectáculo de esa naturaleza, el disfrute es mayor.

En mi juventud, el tenis fue el deporte al que más me aficioné, me apasionaba y admiraba a los jugadores, su fortaleza, esa ambición individual de ganadores, observaba una garra que jamás había visto en otros deportes… Y ciertamente, no me perdía ni un Grand Slam, especialmente Roland Garros, que sin duda entre todos era mi preferido.

Corría el año 1994 cuando definitivamente me cautivó por completo, me encontré en la tesitura de elegir un jugador al que animar, y lo cierto es que me resultó difícil, ya que la final fue entre Sergi Bruguera,a la postre campeón, y Alberto Berasategui. Ese día recuerdo que me dije: está bien…

Ver la entrada original 747 palabras más

Gula

No me refiero a la del norte, aunque también cabe, cómo no, cuando entra por la boca de modo desmesurado. La gula es el segundo pecado capital y de ellos, uno de los que más capital requiere para poder pecar. La gula sólo tiene un límite: el espacio que puede contener todo lo que ansiamos [...]