Avaricia-Codicia

Avaricia-Codicia 2

La avaricia rompe el saco, ¿verdad? O eso nos decían desde la más tierna infancia. Ahora a nuestros hijos, también en esas edades tempranas, cuando se apropian de algo para evitar que otro lo tenga, les decimos: “hay que compartir”. Pero el gen, siempre egoísta, partiendo de la supervivencia puede llegar a la superabundancia y, aunque parezca mentira, hay un trecho muy corto entre ambas. Que se lo digan al Sr. Amancio Ortega, que ha llegado a ser el hombre más rico del mundo y que empezó a trabajar porque a su madre ya no la fiaban en la tienda de ultramarinos. De esas grandes carencias o necesidades nacen fuertes sumas de dinero (que siempre que sea lícito hay que aplaudirlo) como aprendizaje claro de que más “cornás” da el hambre.

Lo que sí que tengo claro es que el Sr. Ortega no es un ser codicioso o avaro (Molière seguro que también lo habría certificado). Es una persona con éxito en base a su trabajo y a su determinación, tan sólo eso. Distinto es el que parte de tener mucho y quiere más y más y codicia todo lo que otros consiguen y lo siente como una merma de sus propias oportunidades de ganar para sí.

A mi juicio ambos pecados – que son los más capitales de todos – nacen de las mismas fuentes de las que se nutre la envidia: la inseguridad que hace que comparativamente sintamos miedo por nuestro futuro y se codicie todo y más como una especie de síndrome de Diógenes vinculado al dinero y sus derivados. El codicioso siente que él es el mayor merecedor de todo tipo de riquezas que le aseguren el bienestar que siempre ve peligrar; se siente débil, endeble e inseguro en muchos otros aspectos de su vida y piensa que el dinero y las propiedades son garantes de su estabilidad y en algunos casos del estatus y del reconocimiento social. Cuando, curiosamente, todos los Tíos Gilitos en el fondo son despreciados y si uno accede a ser comparsa suya es porque espera unas migajas que siempre son mayores en la mesa de los ricos. Aún así, aunque ambos comportamientos parezcan lo mismo, percibo una diferencia esencial entre ellos: el avaro acumula riquezas reteniéndolas, tratando de gastar lo menos posible; el avaro puede tener siete cifras en el banco y vivir miserablemente, él y todos los que dependan de él. El avaro es un rentista que recibe ingresos de modo regular y los amasa y atesora pensando que siempre pueden venir malos tiempos y que hay que ser precavido. El codicioso en cambio es activo en la captación de ganancias; el codicioso, en el mercado libre, siempre se pondrá el primero en la cola de cualquier tipo de regalía, para llevarse su parte y la tuya, si es posible. El codicioso ambiciona todo lo que tú tienes, considera una especie de derecho de pernada el quitarte lo tuyo para engrosárselo él. Ambos, en tiempos de necesaria solidaridad, son los últimos a los que podremos recurrir en su ayuda; es más, ese concepto de solidaridad es pecaminoso intrínsecamente para ellos. Ya el simple hecho de dar les está prohibido, pero si además es a cambio de nada, el acto es impensable.

La avaricia y la codicia son pecados atemporales. Pensemos en todos los políticos corruptos (seguro que hay alguna referencia a ellos en este mismo periódico): tras robar y robar, siempre quieren más; la saca del saqueo no les rompe el saco hasta que llega la ley, cuando llega y les juzga convenientemente. Pensando en ellos, para un avaro de estos tiempos, que Hacienda, el Estado, te retire de un plumazo todo lo que tienes, tiene que ser la muerte en vida y la cárcel el lugar en el que no gastar todo lo que han perdido. Amén.

Si te ha parecido interesante este post lo puedes recomendar; también puedes suscribirte en el blog para recibir los posts que en él se publiquen.

Muchas gracias por leerme, es todo un lujo que así sea.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s