Ira

Ira 02

La ira, para mi gusto, es uno de los peores pecados que tenemos los españoles y lo es por sus repercusiones, que pueden llegar a ser desastrosas para la vida de otras personas. La ira nos enloquece, trastoca todos los criterios de objetividad y el animal brutal que llevamos dentro nos transforma en seres asociales poco aptos para la vida con otros. Nos puede llevar a cometer actos que en un estado normal nos habrían parecido impensables en nosotros mismos. En el fondo la ira es una violencia contenida y acumulada y puede explotar hacia el objeto de nuestra furia o en todas direcciones, sin discriminar entre justos o pecadores, como consecuencia de esa agresividad contenida.

Hay un tipo de ira que nace de comportamientos ajenos que no toleramos, o que nos hacen daño, o que simplemente los consideramos inconvenientes. Se van acumulando hasta que explotan, muchas veces causando sorpresa en los demás, pues sólo el acto que lo provocó no justificaba tamaña reacción. Lo que suele suceder es que llueve sobre mojado a juicio del airado. Quizá una de las peores iras es la ira del manso, el que tiene un fondo insondable de aguante (además no percibido como tal aguante), y que un buen día estalla y comete un acto de una violencia inusitada y a todas las luces execrable y castigable. Cuidado con los mansos, no sabemos cuándo puede llegar la gota que colme el vaso.

La más cruel de las iras es la de aquellos que lanzan coces en todas direcciones. Insultan con palabras y con actos, y lo hacen desde la atalaya del poder fáctico o emocional y además se sienten plenamente justificados –nadie les ha parado los pies- para seguir sacando a paseo sus airadas reacciones. No les importa nada a quién o en dónde caigan sus palabras o sus actos. Esta ira que nace del abuso para mí es de las más despreciables: no rompen vidas ni siegan almas, pero van minando la existencia de quienes tienen que soportarlos y se convierten en el cáncer tóxico de todos ellos, poco a poco, día a día. Las otras son más radicales: en los peores casos nos pueden llevar al cementerio y quizá algún juez las considere atenuantes o eximentes por “enajenación mental transitoria”.

Una de las cualidades más valiosas de cualquier profesional es disponer de unas buenas dotes de inteligencia emocional. Uno de los peores enemigos de esta inteligencia es la ira, pues hiende una de las bases de la capacidad de relacionarnos con otros: el autocontrol. El autocontrol emocional es la antípoda de la ira. Se manifiesta por un cuidado control de las emociones, sobre todo de la ira, que es una de las más tiránicas con nosotros mismos y con los demás. Si somos capaces de controlar nuestra animalidad más honda tendremos el privilegio de saber conducirnos por la vida con asertividad (diciendo lo que no nos gusta o convence pero sin molestar al otro), tan sólo manifestando nuestras preferencias o el comportamiento que esperamos del otro, con naturalidad y firmeza, sin agredir y también sin permitir ser agredidos. En el fondo quien actúa con ira sabe que el agredido, en las condiciones en las que él actúa, es más débil que él mismo y eso aún hace más despreciable al que así se descarga en los demás. Poca ira tendría nadie frente a un enemigo imbatible.

La neurociencia, a día de hoy, determina que un acceso perfectamente reconocible como de ira dura 90 segundos. Ese calor, ese fuego interno que nos invade, esa distorsión de la realidad, tiene una vida corta y a veces quita una vida larga; de golpe o poco a poco.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

2 Respuestas a “Ira

  1. El viejo truco de contar hasta 10 antes de responder a veces funciona. Si entendiésemos que no es suficiente, tendremos que contar hasta 100. Vale, si no funciona, mejor dejar la respuesta para dentro de unos días e incluso no responder. A veces funciona, no siempre.
    Otro truco que me ha funcionado, ante un mensaje recibido con tono de poca educación: Escribo lo que siento, con toda la ira del mundo que me plazca, lo leo, lo cambio, lo releo, lo modifico, lo borro y espero al día siguiente para retomar el tema. Al día siguiente lo trato de otra manera.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s