Futuro industrial

Industria 1

España tuvo que hacer una reconversión industrial en los años 80. Nuestra sociedad está más orientada hacia los servicios que hacia las actividades productivas. Con estas dos realidades presentes, no debemos olvidar que la industria es la esencia de la generación de riqueza y de valor añadido, Además es, junto con la agricultura, el sector de la economía que menos se resiente cuando las crisis aparecen en escena.

Hemos pasado en 35 años de una participación de la industria sobre el PIB del 29% en 1980 al 17% en la actualidad. Es una barbaridad; es una cifra cercana a una reducción lineal del 50% de su aportación a la riqueza que generamos. Sí; somos el país del turismo, de los servicios sociales, de la agricultura de calidad, todo lo que queramos. Si no somos capaces de producir todo lo que necesitamos consumir, otros lo harán por nosotros y nos lo harán pagar –nunca mejor dicho- bien pagado.

Hemos de tener en cuenta otro dato: el aporte de la industria está referido en términos monetarios, no en cuanto a generación de empleo. Éste en la industria moderna (más aún en la 4.0, donde las nuevas tecnologías van a entrar en escena cada vez con más fuerza), es cada vez menos relevante en su aportación a la producción. Es más, necesitamos un cambio en todas las estructuras productivas: humanizando todos los procesos en los que interviene el hombre, y automatizando hasta donde sea posible (hasta el infinito y más allá) la parte en la que intervienen las máquinas. Creo que esta puede ser la esencia del futuro próximo en el ámbito de la industria.

¿Cómo podremos lograr ese cambio? En mi humilde opinión actuando de tres modos simultáneos. En primer lugar y el más importante: con un cambio completo en las acciones de apoyo a la industria por parte de las instituciones, promoviendo ecosistemas en los que la industria trabaje junto a los parques tecnológicos de investigación y facilitando las ayudas correspondientes a industrias con gran aporte de tecnología y que estén enfocadas a mercados emergentes, naciendo en su ciclo de vida de producto. En España ni la materia prima, ni la energía, ni el empleo son “baratos”, y por tanto debemos aspirar a negocios con gran aporte diferencial en conocimientos y en tecnología. Y donde el precio siempre sea un atributo inferior al de la prestación que se consigue (esto mismo lleva haciendo la industria de EEUU en los últimos 30 años). En segundo lugar se debe propiciar la industria, por parte de los potenciales inversores, en aquellos sectores que tengan una aportación de capital humano tecnológico próximo a donde éste reside y desarrollando industrias “garaje”, es decir aquellas que pueden ir creciendo paulatinamente con el empuje que tengan los productos en el mercado según se vayan introduciendo. Y en tercer lugar debiera haber una orientación social hacia el aprendizaje de conocimientos y técnicas que sean acordes con lo que el futuro va a demandar y no con las viejas estructuras del pasado. Si las generaciones inmediatamente venideras siguen formándose de acuerdo a las reglas productivas del siglo XX seguiremos “produciendo” mentes pensantes de un tiempo que ya no va a volver. Si no somos conscientes de que la mano de obra va a ser la de un robot y que nosotros tenemos que ser la mente que mueve esa mano, el ingenio que es capaz de hacer que las máquinas hagan, mal vamos a ir hacia un futuro que tiene que ser más industrial, productivo y generador de riqueza y que permita no sólo adquirir nuestros propios productos “made in Spain”, sino que otros tengan que venir a comprárnoslos. Ya estamos tardando.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

8 Respuestas a “Futuro industrial

  1. En ajedrez la diferencia entre saber mover las piezas y jugar es que en el segundo caso existe un plan. Cuanto mejor sea mayor será el nivel del jugador. Nosotros miramos la posición y desplazamos una pieza, y otra, y otra…pero no sabemos a qué estamos jugando.

    Me gusta

  2. Antonio, estoy completamente de acuerdo con tu artículo. Ahora bien no debemos olvidar que para conseguir un equilibrio entre lo que exportamos e importamos, necesitamos poner freno a toda la producción de países con mano de obra barata. Ya que si no, dudo de que se puedan crear empresas y mantener las pocas que nos quedan compitiendo con estos países (sobre todo con el gigantea asiático que todos conocemos). Estados Unidos ya le ha puesto freno, y esta consiguiendo resultados excelentes en muy corto plazo.

    Me gusta

  3. Antonio, estoy completamente de acuerdo con tu artículo. Ahora bien no debemos olvidar que para conseguir un equilibrio entre lo que exportamos e importamos, necesitamos poner freno a toda la producción de países con mano de obra barata. Ya que si no, dudo de que se puedan crear empresas y mantener las pocas que nos quedan compitiendo con estos países (sobre todo con el gigante asiático que todos conocemos). Estados Unidos ya le ha puesto freno, y esta consiguiendo resultados excelentes en muy corto plazo

    Me gusta

    • Es cierto, pero hay una diferencia importante, que cada día es más latente, el mercado ya no quiere sólo productos baratos, los quiere a buen precio pero sin que la calidad se resienta y ahí está nuestra oportunidad. Por otro lado hay muchas empresas asiáticas que están controladas, directa o indirectamente, por capital de EEUU y en ese caso ellos sí que pueden decidir.
      Lo que está claro es que debemos fomentar la industrialización de España y favorecer industrias de valor y de futuro y con profesionales que sean capaces de ello.
      Muchas gracias por tu opinión.

      Me gusta

  4. Llevas razón en lo de el que mercado ya no quiere productos sólo baratos. Sin embargo olvidas, que el mercado (por desgracia) en el que nos obligan a consumir y que aumenta , es el de la compra de productos baratos, para poder llegar a fin de mes de millones de personas de la clase trabajadora y de desempleados de este País y de muchos de nuestro entorno, gracias a la política de austeridad llevada por nuestros gobernantes, impuesta por la Troyka . Salvo a excepción de Alemania y cuatro Países mas del norte de Europa donde la calidad de su producción si es reconocida para el resto del mundo, y donde todavía pueden permitirse esa elección de escoger entre calidad y precio, al no haber sufrido las mismas consecuencias en esta crisis.
    Así que amigo Antonio, dudo de que si no se toman estas medidas en nuestras fronteras. podamos crear, regenerar y ayudar a las empresas. Conozco bien el la industria del País Vasco y Catalán, su reconversión, su regeneración en pequeñas industrias especializadas y de calidad, y las dificultades que actualmente están pasando para competir con estos Países, donde continuamente están innovando para fabricar todo tipo de productos con mayor calidad.
    Así que Antonio, espero que no apoyes como única solución posible para ser competitivos, la misma que la impuesta por nuestro Gobierno y la Troyka, que es la de dejarnos en condiciones laborales similares a la de estos Países. Pues ya estamos viendo su resultado, en la perdida de derechos y condiciones laborales penosas, que lo único que hacen es retraer el consumo, obligándonos a comprar estos productos importados por la falta de liquidez para llegar a fin de mes. Espero que entiendas que el beneficio obtenido así. es insignificante y la riqueza llega a unos pocos que cada vez lo son mas… Sin embargo el perjuicio ocasionado es traumático, por los millones de parados, por la perdida de salarios y por las condiciones laborales tercer mundistas que están provocando la desaparición de la clase media.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s