Soberbia

Soberbia 1

Nos faltaba el pecado más digno de todos: la soberbia. Dice de ella el diccionario que es un sentimiento de superioridad frente a los demás que provoca un trato distante o despreciativo hacia ellos. Contraviniendo al diccionario, creo que la soberbia es más una sensación que se tiene cuando se cree que los demás son inferiores, son de una categoría, calaña o condición que no le llega a la altura de los zapatos al que así se siente. Dicho de otro modo, no hace falta que uno sea un gigante para que el vulgo sea inferior a él; basta con que sean, simplemente, inferiores. En la definición, la soberbia es un engrandecimiento frente a los demás. En mi propia visión del asunto, creo que abundan más los que ven las ruindades en el otro desde su propia “normalidad”.

La soberbia es lo que hoy llamamos “estar sobrado” y su mejor definición es la total carencia de humildad y de sencillez. Y sobre todo, proporciona un estado de ausencia total de empatía con el otro.

Seguramente haya personas que han derivado en soberbias proviniendo de familias muy humildes, en cierto sentido sometidas a los poderosos. Cuando el soberbio crece y prospera se convierte en un ser que rechaza y repudia a los que son menos que él (en lo económico o en el poder, fundamentalmente). También hay soberbios que lo son en casa, para compensar su servil comportamiento con los que, desde fuera, tienen más poder que ellos. Esta es la soberbia del cobarde, del miserable que oprime a los suyos, que son los que mejor debieran ser tratados y considerados.

Lo más curioso es cuando uno comprueba cómo un soberbio se humilla ante alguien más poderoso que él. Es digno de ser observado, cómo inclina la cerviz y engrandece el poder de aquel al que siente que debe someterse, igual que los inferiores se deben someter a él. ¡Qué limitada visión de la vida! Aunque sólo fuera por un poco de sentido común, el soberbio debería dejar a un lado sus miserias y entender que la vida pone siempre, siempre, a cada cual en su sitio y que el desprecio al otro suele venir propiciado por el desprecio que se tiene o se tuvo uno a sí mismo.

La verdadera grandeza nace de que todos tenemos el derecho a ser reconocidos en la relación social, desde la más estricta igualdad. Claro que todos somos diferentes y que nuestras capacidades y esfuerzos nos permiten distintos logros. Pero el soberbio no entiende que eso no se contrapone con la sencillez en el trato, con la humildad de quien se sabe humano y por tanto sujeto a la imperfección. Es difícil encontrar soberbios entre aquellos que, con la cabeza bien amueblada, han sabido progresar en la vida con esfuerzo y sin haber dejado cadáveres en su progresión, y que habiendo conseguido inmensos logros, al presentarse con humildad ante nosotros, más les reconocemos sus méritos y más grandes son a nuestros ojos.

Es soberbio aquél que rechaza a los opuestos, el que justifica que no todos tenemos los mismos derechos, el que limitaría el voto democrático sólo para los más capaces, el que rechaza la inteligencia del otro o su bondad, el insolidario aunque sólo sea por no sentir el daño injusto que a otros infringe, el que ha triunfado (económicamente) en la vida y pretende que todos halaguen sus triunfos, su ego, como forma de plasmar su superioridad ante ellos. El soberbio no sabe que en cuestiones de liderazgo el que “se sale” no es líder por pretenderlo, sino porque los demás así se lo reconocemos. Y suele suceder que a mayor reconocimiento, más humildad de quien lo recibe. Eso es la grandeza frente a la miseria del soberbio. Al final, en el curso de la vida, la sencillez siempre cotizará al alza.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

6 Respuestas a “Soberbia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s