¡Ya era hora!

ya-era-hora-1

Por fin habemus Gobierno. Han tardado un año en conseguirlo, después de dos elecciones, de carros de tinta, de horas y horas de debates en radio y televisión. Nos han ido retransmitiendo el partido -los partidos- minuto a minuto, y hasta el último, después de que todos nos dijeran que sólo pensaban en España y en sus votantes, no han llegado a un acuerdo. Y, no nos engañemos, el acuerdo sigue siendo pensando en ellos, no en nosotros que somos los que les votamos. En el fondo, a todos les habría dado igual ir a unas terceras elecciones, el que hubiera o no presupuesto, las multas de la UE, la reclamación de normalidad de empresas y ciudadanos. (No es que queramos su gobierno, el de cualquiera de ellos; lo que queremos es UN gobierno). Todo les da igual salvo el poder, los poderes, el que detenta quien lo tiene y el que le quita al que lo quiere tener.

Ahora que tenemos Gobierno, vamos a ver cuánto tardan en intentar desmontarlo los demás. Los que van a gobernar intentarán llevarse el ascua a su sardina. Los socios querrán el mérito de reconducir determinadas políticas. Los resignados tratarán de ir haciéndose fuertes poco a poco hasta tener un nuevo liderazgo y empezar a ejercer su papel de oposición. Los nacionalistas tratarán de que sus sardinas frescues no se queden sin lo suyo. Y los populismos volverán a ejercer eso mismo en la calle y en donde toque para que en el siguiente reparto de votos no se olviden de ellos.

Lo que sí parece claro es que, dure lo que dure, este parlamento va a hacer honor a su nombre con soflamas, increpaciones, demagogias de todo signo, arribismos, estridencias para la galería y rasgado de vestiduras de unos y otros. Si sólo se queda en eso, en hablar, en largar cada uno desde su poltrona, nos irá bien. Ahora; si empiezan a cumplir su misión, que es la de legislar y lo hacen con uñas y vísceras, nos pueden salir unas leyes de lo más estrambóticas. Beneficiarán a unos y perjudicarán a otros y eso no es ley de verdad. Más que nunca estamos en las dos Españas, en las manidas izquierdas y derechas, en los que quieren progresar (como si el progreso fuera patrimonio sólo de los de un lado) y los que quieren conservar (que tampoco es una exclusiva), en los del Estado Español y los de la multinacionalidad.

Llegada esta hora de la verdad, que es la de gobernar, y soñando un poco, que no cuesta dinero, ¿cómo sería esta España nuestra si en lugar de tirar cada uno de una esquina (vamos a partir en jirones la piel de toro) nuestros representantes se dedicaran a hacerlo con voluntad constructiva? ¿Se imagina que en el Parlamento nacional se debatiera con verdadero interés sobre lo que es mejor para todos? Un par de legislaturas así y entonces sí que, de verdad, jugaríamos la Champions League de las naciones europeas. Bien pensado, nuestros competidores europeos (empresas y ciudadanos) tienen que estar encantados de que sigamos siendo un reino de taifas. Divide y vencerás. Multiplica y venderás.

No sé si estoy contento o no con tener un nuevo Gobierno; no sé si le van a dejar gobernar o no. Quizás, bien pensado, lo de 4+1, como en los supermercados, debiéramos extenderlo a la política. Si nos dejamos llevar por los datos macroeconómicos, por la creación de empleo y por la paz social que hemos tenido, no nos ha ido tan mal. Es posible que sea mejor 4+1 que el nuevo 4-2 que es lo que, al fin y a la postre, más probabilidades tiene de suceder.

lamadriddiario@gmail.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s