¿Cómo te apellidas?

apellidos-1

En nuestra tierra de hidalgos (hijo de algo o alguien) no podía ser de otro modo que el orden de los apellidos de los progenitores fuera primero el del padre y luego el de la madre. Qué mejor modo de asentar la paternidad “dudosa” frente a la indudable maternidad. A nuestros ancestros no se les ocurrió mejor modo de garantizar la “titularidad” de su descendencia. No así en Austria o en Portugal, en donde es la madre la que certifica el origen del nuevo vástago. Y siempre hay casos peores como el de los Estados Unidos y otros países, en donde las señoras pierden su propio apellido para tomar el de su marido. Lo cual en el país con la segunda tasa más alta de divorcios del mundo complica un poco más los orígenes de cada cual…

Todos sabemos que en español la terminación “ez” de tantos apellidos tiene el significado de “hijo de…”. Tras García, que es el apellido más frecuente en España (cuyo origen aún no está claro) viene González (hijo de Gonzalo). Curiosamente, es el apellido más repetido en México, Chile, Paraguay, Venezuela, Argentina y Colombia. Parece que “exportamos” más “Gonzáles” que “Garcías”, tiempo atrás. En España, en el “top 15” de los apellidos más usuales, salvo García y Martín, todos los demás son o somos “hijos de…”. Tras González vienen Rodríguez, Fernández, López, Martínez, Sánchez y Pérez (hijos de Rodrigo, Fernando, Lope, Martín, Sancho o Pedro).

¿Y cuáles son los apellidos más “bautizados” en nuestra vieja Europa? Investiguemos un poco: siguiendo con el origen del apellido basado en el progenitor, todos los prefijos como Mac o Mc y los sufijos como “son” (Harrison) o el “ich” ruso, todos tienen el mismo significado que nuestro “ez”. Parece que no hemos sido muy innovadores en este ámbito… Ese mismo origen tiene el más habitual de Bélgica (Peeters, de Pedro), Bielorrusia o Bulgaria (Ivanov, de Juan). También en Serbia y en Noruega es el hijo de Juan el predominante con Jovanovic o Hansen. O en Suecia, Andersson, de Andrés.

En otros países los apellidos predominantes son los adjetivos, como en Chequia y Eslovenia (Novák, hombre nuevo), Hungría (Nagy, grande), Italia (Rossi, rojo), Turquía (Yilmaz, valiente) o Rusia (Smirnov, pacífico). Uno muy curioso es Korhonen (“Que oye mal”, en Finlandia).

Otros de los orígenes de los apellidos más populares en Europa son las profesiones. Así en Alemania y Suiza Müller (molinero), en Grecia Papadopoulos (hijo de un sacerdote), en Irlanda Murphy (guerrero del mar), en el Reino Unido Smith (herrero) o en Bosnia y Herzegovina, Hodzic (hijo de un predicador). También podemos encontrar apellidos como Silva en Portugal (del bosque) o uno de los más interesantes en Croacia: el apellido más abundante es Horvat que significa croata (de ahí viene la etimología de la corbata, la de los negocios). Aún más curioso es que en Eslovaquia también es Horvath el apellido más habitual, y en Moldavia Rusu (ruso). Finalmente, en Francia, país del amor, el apellido más frecuente es Martin, proveniente de Marte, el dios de la guerra. En el amor y en la guerra todo vale, ¿no?

Esto ha sido un repasillo a los apellidos más presentes en los pasaportes de Europa. ¿Sabía usted que “apellidar” proviene del latín y significa “llamar repetidamente”?

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s