Ser infeliz

Se me ocurre pensar que el hecho de que se hable tanto de la felicidad en estos últimos tiempos sea, precisamente, un signo de que no somos tan felices. Al menos tanto como quisiéramos.

Hace años en la celebración de una boda a la que asistía el sacerdote dijo: “Las personas felices no hacen daño a nadie”. Desde entonces he podido comprobar que ciertamente así es. Pero lo peor es que lo contrario sucede con rigor casi matemático. Mi experiencia de vida me dice que hay dos tipos de personas infelices: las pasivas y las activas.

El infeliz pasivo es aquél que siente frustración por su propia vida: se siente desolado, abandonado, ultrajado, seguramente sin amor y todo su malestar lo vuelve contra sí mismo. Es la infelicidad que está en la base de la pena, del dolor del alma, de la depresión, de la ansiedad por conseguir lo que no se tiene. Su peor enemigo es él mismo, pues todos sus males atacan a su propio yo, negándose a sí mismo el pan y la sal. El infeliz pasivo se aísla del mundo, se encierra en sí mismo y no quiere luchar por una vida mejor. Ya ha tirado la toalla, y necesita ayuda pues él sólo no será capaz de salir del agujero.

El otro infeliz, el activo, traslada su infelicidad con plena toxicidad a los demás. Es infeliz y se encarga de que en su propio entorno los demás también lo sean o al menos que reciban su dosis de miseria personal, tal y como él la sufre. Estas personas están plenamente insatisfechas con sus vidas y se encargan, en todo momento, de que los demás sean conscientes de ello. Necesitan trasladar su veneno a los demás. El infeliz activo tiene muchas tipologías de comportamiento, de menor a mayor agresividad con los demás en función de su poder, su estatus y también del grado en que le afecte su infelicidad. Veamos algunos: el quejoso, el envidioso, el amargado, el tramposo, el traidor, el cobarde que sólo se enfrenta a los más débiles, el manipulador, el mentiroso perjudicial, el ventajista gracias al perjuicio del otro… Hay muchos, ¿verdad? Y seguramente yo mismo, bajo determinadas circunstancias, haya actuado en alguno de esos roles o a algunos así les haya parecido. No soy perfecto, ni quiero serlo.

El mayor problema de la persona infeliz es que deja residuos y cadáveres emocionales a su alrededor, siendo el principal él mismo. Y cuanto más importante llegue a ser para otros (en las relaciones de pareja, en la familia, en el trabajo, en la amistad) peores son las repercusiones que tiene. En el fondo la persona infeliz es consciente de su situación, aunque no quiera reconocerlo. Su vida es insatisfactoria, no disfruta los logros que consigue, los demás siempre son más felices que él, nunca encuentra límite a sus deseos y todo lo que tiene o consigue siempre es poco en comparación con lo que cree necesitar. De ahí nace la necesidad de controlar a otros mediante el poder, la fuerza, las emociones, el dinero o, incluso, la violencia.

Con independencia de la propia genética o de las enfermedades de la mente, las personas infelices se han cultivado a sí mismas o han permitido que la influencia de sus padres o educadores haya condicionado su visión de la vida. Quizá uno de los mejores garantes para la infelicidad es haber tenido una vida fácil y cómoda en los primeros estadios de la vida misma. Para unos será el medio de conseguir sus anhelos, seguir teniendo una vida fácil, aunque sea a costa de los demás. Para otros, su infelicidad será el recuerdo limitante de otros tiempos que siempre fueron mejores, por fáciles. La vida es un proyecto de crecimiento, de esfuerzo y logro. Y todo lo que no crece, decrece.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s