Liberalismo

Cada vez soy más liberal en el sentido más amplio de la palabra. El liberalismo, como tal, se define como una doctrina política, económica y social que propugna la libertad de la persona con una intervención mínima del Estado (del poder político) en la vida social y económica. Es el “Laissez faire, laissez passer” de los fisiócratas franceses del siglo XVIII.

No me considero un intelectual ni mucho menos, ni soy ducho en terminologías políticas. Trataré de exponer qué me hace llegar a este convencimiento. Cada vez tengo más claro que un Estado poderoso tiene el riesgo creciente de la tentación de hacerse invasivo, controlador y fiscalizador de todo cuanto hacemos: imponiendo normas, criterios, prohibiciones e impuestos que muchas veces están por encima de lo que debiera ser. Esa sobreactuación puede estar debida a sus propias ineficiencias como mole interventora o a su ambición por controlar. No olvidemos que el Estado está dirigido por políticos que desde su cuna han tratado de conquistar y controlar a sus propios afiliados o partidarios y luego tienen la tentación de someter por la ley a todos los súbditos. El Estado es uno de los mejores garantes de la justicia social pero cuando es excesivo atañe a las libertades individuales y controla todo lo que debe y también lo que no debe. En su exceso se vuelve totalitario, con urnas y sin urnas, para que nadie se escape de su poder omnímodo. Ese mismo Estado es el que convoca y permite y establece el marco de actuación de todos los funcionarios y empleados públicos para que, con sus normas de funcionamiento y con la justicia afín, poder disponer de un marco de actuación en el que imponer su criterio siempre en el supuesto beneficio de todos.

¿Cómo considero que debe ser la intervención del Estado? La mínima e imprescindible posible; justo la necesaria para que de veras el Estado esté al servicio de los ciudadanos y no suceda lo contrario. El Estado, las más de las veces, es como un gato inmenso al que nadie se atreve a ponerle el cascabel. Nadie tiene la fuerza, el poder o la energía suficientes para mover un cascabel tan grande. En particular en la economía, el Estado debiera intervenir en el límite, justo en aquella parte referida a la igualdad social, a la solidaridad con los menos favorecidos (entre todos los que lo han intentado). Todo, absolutamente todo lo que se pueda gestionar desde el ámbito privado, así se debiera hacer. (No hablo de derechos como la sanidad o la educación.) Las entidades privadas quieren ganar dinero; ¡claro! y usted y yo también con los ahorros que tenemos. El ámbito privado suele ser más eficiente con los recursos por una razón muy sencilla: pertenecen a alguien concreto y no a un ente colectivo en el que se diluyen los beneficiarios de una buena gestión en lo económico. Con la pólvora del rey todos estamos dispuestos a disparar, pero cuando hay que sacarla del bolsillo de cada uno la misma pólvora se muestra mojada o desaparece.

En lo social mi reflexión es idéntica: el menor intervencionismo posible del Estado en la vida privada de cada cual. Ahí el Estado debe ser única y exclusivamente un garante de la convivencia, educando más que prohibiendo, sirviendo de ejemplo más que imponiendo normas y ayudando a los más débiles y no sirviéndose de su poder para hacerse más poderoso aún. Insisto, cuando el Estado es demasiado poderoso, la justicia, la policía, la política, los impuestos y las prohibiciones actúan más en beneficio de su propia estructura que de los ciudadanos.

Nino Bravo aludía a la libertad del muro de la vergüenza entre las Alemanias. Creo que es un símbolo majestuoso de la propia libertad del hombre que respetando la de los otros no tiene por qué someterse a nadie más.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s