Viaje interior

Invierno, frío exterior, recogimiento, quizá con hambre de experiencias, quizá con la fuerza contenida para asaltar el lunes con determinación. Es un domingo cualquiera por la mañana, estás dejando vagar tu mente y, casi sin darte cuenta, toda tu vida pasa, con la velocidad de la luz difuminada, por delante de tus pensamientos. Tienes unos cuantos años, pero aún no los suficientes. Quieres más y aún así piensas en todos los que has vivido. Sujetas con fuerza a la conciencia y comienzan a desfilar recuerdos, pensamientos, sensaciones, emociones. Te abrochas el cinturón de los recuerdos y comienza el viaje:

Tus primeros recuerdos, tus padres, tu casa, la calle donde jugabas, el parque, el río en donde tirabas piedras, las tareas del colegio, la merienda, tus juguetes (resaltan de entre todos tus favoritos, eran tu mejor compañía). Quizá deambulen por ahí algún hermano o hermana, los celos, las preferencias, los “yo también quiero” y tus padres justicieros asignando los repartos. Recuerdas especialmente a tu madre, la confianza que sentías con ella, la seguridad y también el rigor, sus enseñanzas, sus frases que seguramente hoy sigan resonando en tu mente. Tu padre a veces divertido, otras demasiado serio o duro; era su papel y hoy lo entiendes. Los amigos, los locos bajitos como tú que correteaban con energías desbordantes sin importar el tiempo, la hora o el hambre. Jugar era la esencia de tu existencia. El colegio, las notas, estudiar, los deberes, la seño o el profe y sus motes, muchos lo tenían. A unos nos costaba más que a otros y fueras de los torpes, los empollones, los pelotas o los jetas, conservas un buen recuerdo salvo, quizás, los temidos exámenes. Tan temidos que durante años poblaron el mundo de tus sueños: el terror de sentir que no sabías nada, que ibas a suspender y todas las tremendas consecuencias que ello iba a tener. Al final aprendes, aprendiste que la vida enseña con más fuerza y que lo más importante es aprender a vivir y que el mundo no es de los “tontos” o de los “listos”, sino de los que le ponen ganas a lo que hacen. Recuerdas a compañeros que luego fueron grandes profesionales, y a otros que mejor no pensar que hubo un tiempo en que fueron tus compañeros de colegio. Las primeras salidas de casa, las pandillas, las tardes de cine, de billares, futbolines o charlando en torno a un banco en un parque. Las hormonas comienzan a despertar y sientes que el mundo se detiene cuando estás cerca de él o de ella. Quizá aquella persona es hoy tu pareja, aunque es difícil que haya sido así y tuviste que conocer a unas cuantas personas más que te dejaron huella, amor, pasión o dolor. Pasaron, se fueron, y hoy estás solo o debidamente acompañado. Quizá tienes hijos o nietos y el mundo de tus relaciones sigue creciendo, de otro modo, con otros sentidos, pero tu vida sigue porque hay personas que quieren compartirla contigo. Terminaste tus estudios en colegio, instituto, universidad… y llegaron tus primeros trabajos: tiempos de dificultad, de ansia, de superación y crecimiento, de rechazo a veces y de grandes, inmensos esfuerzos para conseguir hacerte un hueco en la selva laboral.

El viaje está a punto de terminar, ¡qué rápido ha pasado todo! Miles de fotogramas en mi retina registrados punto a punto reflejan toda una vida en unos pocos suspiros. Has llegado hasta aquí, hasta donde estás sentado en este momento y piensas: ¿Ha merecido la pena? La respuesta, ten por seguro que marcará el curso de los próximos años, de tus proyectos, de tus objetivos de vida, de las personas que contigo quieran compartirla. Si la respuesta es “no”, no desistas, no sabes qué te espera a la vuelta de la esquina. Si ha sido positiva, enhorabuena y comparte todo lo bueno con los que te rodean; te lo agradecerán.

 

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

2 Respuestas a “Viaje interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s