Mamá

¿Qué nos pasa a esta sociedad de 2017 que vamos camino de no ser capaces de auto regenerarnos? ¿Qué modelo hemos creado en la mente de los jóvenes para que no sean capaces de dar importancia a algo tan esencial como la maternidad o la paternidad?

Es muy posible que usted sea de los que piensa que uno no viene a esta vida sólo a procrear, o que no merece la pena traer hijos a un mundo tan dañino como el que nos toca vivir. Pudiendo estar de acuerdo en alguna medida con ambas manifestaciones, también debiéramos cuestionarnos: el hecho de que yo piense o exista se debe a que dos personas, en su momento, tomaron la decisión sobre mi existencia, ¿no? Y si mi existencia mereció la pena, también la merece la de mis hijos.

Estamos en el vórtice de una tormenta perfecta: en la civilización occidental la esperanza de vida aumenta sin cesar (la medicina, los fármacos, la alimentación, los estilos de vida nos hacen ser cada vez más longevos) y la natalidad se estanca o disminuye sin llegar a cubrir el mínimo imprescindible para perpetuarnos. El número medio de hijos por mujer (índice de fecundidad) en España, está en 1,3. Lejos, muy lejos, de lo que se conoce como “tasa de reemplazo” que está en 2,1 hijos por mujer. Al ritmo que vamos en España va a ser difícil escuchar en parques o jardines esta palabra: ¡Mamá!

Nuestra sociedad no sólo se está envejeciendo a pasos agigantados, sino que ya empezamos a tener tasas negativas de crecimiento; comenzamos a ser cada vez menos y más viejos. Mal estamos escribiendo en nuestro cuaderno de futuro. Esta enfermedad para engendrar, de la cual llevamos tiempo ya infectados, no sólo nos envejece o limita nuestra continuidad, sino que complica y mucho las pensiones de nuestros mayores y la calidad de vida del estado del bienestar en el que tan bien asentados llevamos desde principios de los años sesenta del siglo pasado.

Pero lo que de verdad importa en este sencillo análisis son las causas de esta situación y acierto a ver algunas: se sobreexige a las mujeres, que tienen que estar divinas de la muerte, ser súper profesionales, muy independientes y con vidas desligadas de la obligación de ser madres; carreras profesionales mucho más largas y en las que en los primeros años los sueldos no permiten asumir la paternidad con los costes que ello significa; mínima o nula concienciación social y de los gobiernos para estimular y facilitar la natalidad y cuando ha habido recursos, a la primera de cambio de tendencia se han suprimido todas las ayudas; sobreexigencia por parte de los futuros padres que pretenden que sus hijos sean perfectos, todos “premio Nobel y con unos requerimientos económicos para soportarlo que con un hijo es más que suficiente; la actitud de muchas parejas que no se permiten prescindir ni de su tiempo ni de sus caprichos personales, y menos compartirlos con su descendencia; una imagen distorsionada de la realidad en la que el padre o la madre de mis hijos debe ser de príncipe o princesa azul para arriba y por tanto rechazo a cualquier candidato o candidata que se me presente. Y sobre todo, la percepción de que la vida que tengo por delante es muy larga y ya llegará mejor momento para la maternidad o paternidad. El problema es que sí, vivimos más, pero el tiempo para poder engendrar sigue siendo limitado y no nos damos cuenta…

Hemos pasado de una sociedad en la que el objetivo era ser padre o madre a otra en la que el objetivo es vivir mi vida del mejor modo posible. Ni aquélla, ni ésta. Lo que no podemos olvidar es que en el momento en que nace un niño, nacen una mamá y un papá y eso, afortunadamente, siempre será así.

 

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s