Wifi antes que el sexo

Según una reciente encuesta, los estadounidenses y europeos prefieren tener wifi a practicar sexo. ¿Será que esta es la verdadera razón que está en la raíz de nuestra baja natalidad?

Bromas aparte. La empresa iPass llevó a cabo una investigación en la que pedía a la muestra analizada que puntuaran la conectividad a internet con otros “artículos de lujo” como el sexo, el chocolate o el alcohol. El 40,2% manifestó que el acceso a internet mediante wifi era su necesidad básica diaria más importante que el sexo (36,6%) el chocolate (14,3%) y el alcohol (8,9%). Otro dato: para las personas que están acostumbradas a viajar, el estudio constató que la conexión a wifi ha mejorado su calidad de vida y que llegan al punto de planificar sus hábitos de viaje en función de esa ansiada conectividad (el 72% elegía el hotel donde alojarse en base a la disponibilidad de wifi en el mismo). A los más de 1.700 encuestados que participaron en esta investigación debieran decirles que con wifi no daremos continuidad a nuestra especie…

Se dice que a comienzos del siglo pasado la familia unida compartía el puchero y la comida. (“Compartir” viene de comer pan todos juntos.) Esa misma idea la pudimos trasladar a los años setenta y ochenta cuando toda la familia veía junta la televisión. Hoy, en las casas compartimos el wifi casi casi, con más severidad que el agua caliente de la ducha. “¿Qué os estáis descargando que no me llega el wifi?”

Sin duda este mundo en las nuevas generaciones, sea en este o en otros formatos que permitan gestionar los datos de nuestros dispositivos, va a condicionar muchos de nuestros estilos de vida. Eso si no nos extinguimos antes, vistas las preferencias que parece que asignamos y en la que yo no me incluyo ni pienso…

De todo ello lo más significativo es el cambio de los modos en que llevamos a cabo nuestra vida. Más aún los españoles, que somos los primeros en el mundo en smartphones per cápita, y que somos “heavy users” en redes sociales y en soportes de comunicación. Nuestra capacidad de relación en el plano virtual se ha multiplicado casi hasta el infinito. Esto en sí no es pernicioso, salvo que perdamos la capacidad de comunicarnos cara a cara con las personas que queremos o admiramos. La acción de ponernos en común, la comunicación, es esencial con nuestra cultura. Pero, por Dios, no quisiera que llegáramos a hacer todo, todo, cibernéticamente; la mirada, la piel, el tacto están ahí por algo.

 

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

2 Respuestas a “Wifi antes que el sexo

  1. Interesante artículo para reflexionar. Igual la extinción de la raza humana viene por la tecnología y no por un desastre nuclear o un meteorito

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s