La última de la fila

No me he equivocado de género y tampoco estoy hablando del grupo musical de los 80 y 90. Lamentablemente me estoy refiriendo al último informe del BBVA (BBVA Research) en el que Cantabria se coloca a la cola del crecimiento económico en España. Cantabria se postula como la región menos dinámica y la que tendrá el menor crecimiento en 2017, quedando casi un punto de crecimiento por debajo de la media española. Lo más triste de todo es que esta es la inercia en la que estamos sumidos todos los cántabros desde hace ya dos o tres legislaturas de gobernantes que no han sabido, podido o querido tomar otro rumbo.

Lo cierto es que aquí, cada cual, se agarra al asa que mejor soporta sus propias ineficiencias. Unos dirán que el paro es de los más bajos de España; otros dirán que estamos exportando más que nunca; también escucharemos que la industria está creciendo –en algún momento tiene que hacerlo-, más allá oiremos que la creación de puestos de trabajo es de las más notables. Pero por favor: no podemos olvidar que lo que mejor define a una comunidad es su generación de riqueza. Cuando se genera riqueza es que el empleo, la productividad, las iniciativas empresariales y los apoyos institucionales, todos a una, han funcionado adecuadamente. La riqueza nace del hambre de superarnos hoy para tener más pan mañana, no al revés.

Recientemente hemos podido saber que el Presidente de CEOE-Cepyme de Cantabria, el Sr. Lorenzo Vidal de la Peña, ha hecho un ofrecimiento al Parlamento de Cantabria, en una opción tan desesperada como acertada, para tratar de presentar las propuestas que los empresarios quieren hacer a los representantes públicos de la región. Ojalá me equivoque pero creo que ha tenido la callada por respuesta o no ha recibido el espaldarazo debido para ser escuchado. Y yo me pregunto: ¿para qué sirve un gobierno si no es para facilitar la generación de riqueza y su adecuada redistribución? ¿O es que los gobiernos sólo sirven para tirarse los trastos los unos a otros a la cabeza? ¿O para que cada cual, clienterilmente, se dedique a congraciarse con sus votantes, diciendo y “haciendo” lo que estos esperan? ¿O para desacreditarse unos a otros? ¿O para tirarse los cuatro años discutiendo si son galgos o son podencos? Cuando una persona tiene una enfermedad, se trata de resolver o atajar la parte dañada, preservando todo el resto del cuerpo, que se supone que está en buenas condiciones. Nuestros políticos gobernantes no hacen esto; simplemente todo lo que tenga que ver con el partido anterior en el gobierno hay que destruirlo y cambiarlo, poniendo de nuevo el contador a cero y así, legislatura a legislatura. Eso, señores gobernantes, nos empobrece, nos hace más débiles. ¿Vamos a tener que pensar que sus “fortalezas” nos debilitan a todos los cántabros?

¿Tan difícil es que todos a una se pongan de acuerdo en escuchar al representante de los empresarios o a todos los que queremos que esta región prospere? ¿Tan difícil es dejar los galones de sus enseñas a las puertas del Parlamento y asumir una decisión colectiva independiente y económicamente efectiva? La riqueza y el bienestar están por encima de las ideas. Personalmente apelo a un gran pacto político por Cantabria, dejando los colores en la paleta, para tomar la otra, la de construir una región más rica y próspera. Mimbres no nos faltan. ¿Se pone alguien manos a la obra?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s