Cuerpo y alma

Decía mi madre: “para poder llamar feo a otro, tiene que ser uno muy guapo”. Lo cierto es que el mayor o menor grado de belleza en el cuerpo tiene su justa importancia en la vida; ahora bien la mayor o menor belleza en el alma es y suele ser determinante en todas las relaciones que establezcamos, también, en el curso de nuestras vidas.

El cuerpo, es el chasis de nuestro alma, es el soporte, el hardware con el que hemos venido a nacer. La genética es la que ha condicionado el aspecto que tenemos; en cierto sentido la suerte ha hecho que nuestro ser se adhiera a un cuerpo o a otro, en una familia o en otra. Nuestro cuerpo es un valor dado que condiciona unas capacidades físicas, unas tendencias hacia la salud (resistencia) o a la enfermedad y una apariencia más o menos favorecedora. Pero todos sabemos que el mejor ordenador del mundo sin un buen software que lo haga funcionar adecuadamente, no sirve para nada o sirve para muy poco. Por otro lado, la mente intelectual y el alma de los sentimientos y las emociones, es un “constructo” que se debe única y exclusivamente a nosotros mismos, después de que el azar nos haya depositado en un ámbito determinado, el resto de lo que podamos conseguir dependerá de nuestras capacidades, de nuestra voluntad, de la actitud que tomemos ante la vida, del esfuerzo, del querer, de las ganas de progresar, de la capacidad de amar y de sentir y de la resiliencia para soportar situaciones difíciles y saber salir adelante con frescura e ilusión.

En las relaciones sentimentales, en el amor, en la vida en pareja, el cuerpo tiene su sentido y significado, sobre todo en el comienzo, en el arranque de una relación, pero transcurridos los primeros minutos, el resto del partido se juega con el alma, con la esencia de lo que somos capaces de generar en el mundo de las emociones, los sentimientos y nuestra capacidad intelectual para favorecer un entorno colaborativo y de buena convivencia. Podría decirse que el cuerpo es una condición necesaria o con un mínimo imprescindible, pero no es suficiente para satisfacer las necesidades vitales de los que quieren convivir con nosotros.

Bien, pero, al final, ¿qué pondera más en nuestras vidas, el cuerpo o el alma? Con acierto diría que una buena combinación de ambos, pero, en el límite, si debemos elegir, el alma, las emociones, los sentimientos, predominarán sobre el cuerpo, al punto que ese cuerpo que pudo ser maravilloso con nuestros actos, rutinas y excesos podemos convertirlo en un receptor de todo lo tóxico, de todos los venenos que nos tragamos nosotros mismos. Esa toxicidad del alma envenena el cuerpo al punto de somatizar todo lo que nos limita y nuestra mente, cargada de todas las emociones dañinas, castiga nuestro cuerpo, acelera su envejecimiento o incluso nos propicia la enfermedad y hasta la muerte. Nuestro cuerpo no aguanta toda la basura mental que le podamos ir echando, llega un momento en que revienta por su parte más débil, por nuestro talón de Aquiles particular.

Todas las sensaciones y experiencias que he tenido en mi vida y las que otros comparten conmigo, me permiten manifestar que si no cuidamos nuestra alma estaremos condenando a nuestro cuerpo. Exactamente igual que cuando tomamos unos kilos de grasa de más, necesitamos hacer régimen para prescindir de la grasa sobrante, del mismo modo debemos aligerar nuestra alma de todas las emociones y pensamientos que la afligen; igual que debemos aligerar de grasa las células adiposas de nuestro organismo, necesitamos limpiar y purificar las células emocionales de nuestro alma. La pérdida de peso corporal nos produce una gran satisfacción, la ligereza de emociones tóxicas produce una gran felicidad y la diferencia es algo más que sutil, es vital; cuerpo y alma van unidos, muchos más unidos de lo que pensamos… se unen por lo que sentimos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s