Comer chips (no patatas)

Semanas atrás se anunciaba que una empresa estadounidense implantará en algunos de sus empleados unos microchips que van a facilitar tareas como abrir puertas, acceder a ordenadores, hacer fotocopias, compartir información o pagar compras de máquinas expendedoras.

La noticia que difundía la agencia de noticias Efe informaba de que cincuenta trabajadores de Three Square Market, una compañía desarrolladora de software para máquinas expendedoras, se han ofrecido voluntarios para participar en la iniciativa. El chip (del tamaño de un grano de arroz) que se acaban de implantar entre el pulgar y el dedo índice utiliza una tecnología de comunicación inalámbrica y de corto alcance similar a la NFC (Near Field Communication). Este chip parece ser que no pone en peligro la privacidad de los trabajadores, su implantación es indolora y su uso es legal.

Quizá sea uno de los primeros pasos hacia una sociedad que trascienda lo humano y avance hacia lo “ciborg” (acrónimo en inglés de “cibernético” y “organismo”). Quien no entienda que esa es una parte de nuestra propia evolución, se confunde o no quiere ver que la realidad camina hacia estos derroteros. Al igual que muchos de nosotros tenemos implantes de piezas dentales, lentillas, prótesis de rodillas o caderas de una manera funcional y nos parece de lo más normal, en unos pocos años ayudaremos a nuestros cuerpos y mentes con toda una tecnología para vivir mejor, basada en los avances de los sistemas de comunicación y la nanotecnología. Estoy convencido de que en breve plazo el internet de las cosas se unirá al de las personas: portaremos sistemas de comunicación con nuestros coches, casas, elementos de comunicación, trabajos, etc. No creo que esté muy lejano el momento en que la domótica sea parte activa con nuestro pensamiento, de modo que todas las aplicaciones funcionales que hoy están en nuestros smartphones estarán superadas, mejoradas y conectadas con nuestra mente con implantes tecnológicos que así nos lo permitan. Pensaremos en el mensaje que queremos enviar y a quién enviarlo y de modo automático saldrá de nuestra mente. Abriremos puertas de casas, coches y espacios de acceso permitido con sólo pensarlo. Escucharemos nuestra canción favorita sólo queriendo que así sea y sabremos manejarnos y contestar en cualquier idioma traduciendo lo que acabamos de escuchar a otra persona. Y por supuesto que sufriremos sabotajes y pirateo y trastornos provocados por los que siempre utilizan el mal en su propio beneficio, pero eso es consustancial al hombre y por tanto al ciborg, no a la tecnología.

Algún día, no muy lejano, comeremos chips con nanotecnología que dosificarán la medicación que precisemos justo en el órgano afectado; otros chips potenciarán nuestras capacidades intelectuales en algún aspecto concreto e incluso, algunos, serán implantados desde nuestra cuna para que registren, como una copia de disco duro, todo lo que nuestra memoria pueda perder por degeneración o Alzheimer y así poder seguir viviendo sabiendo quiénes somos.

Quizá todo este progreso también traerá consecuencias no deseadas. Pero para que en el mundo no haya pirómanos no debemos privarnos de cocinar nuestras comidas o de darnos calor en el invierno. El fuego fue un buen invento, también la rueda (a pesar del millón y cuarto de humanos que mueren en accidentes de tráfico cada año) y también lo serán los dispositivos cibernéticos en nuestros cuerpos. Además de cirugía estética, el futuro nos depara cirugía orgánica. Ahora sólo parecemos buenos y sanos; en unos pocos años además lo seremos.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.