Trabajo para toda la vida

El mismo trabajo para toda la vida tiene sus años contados. En muy pocas décadas dejarán de existir las grandes plantas productivas con cientos de operarios trabajando en ellas; los robots se encargarán de esta tarea y de una planta de la que salen millones de productos sólo habrá empleos en los departamentos de robótica, de I+D o de ingeniería, el resto dejará de tener sentido. Seguramente los sindicatos, tal y como ahora les conocemos, que defienden al trabajador dependiente, pasarán a defender o regular el trabajo independiente ¿Estamos preparados para un cambio del modelo productivo tan significativo?

¿Cuál va a ser el modelo que va a imperar? Muy fácil. Los profesionales seremos prestatarios de servicios para proyectos concretos y nuestra empresa serán todas las que puedan necesitar nuestros servicios. Trabajaremos intensamente en cuántos proyectos seamos valiosos, ofreciendo nuestro trabajo a todas las organizaciones que nos puedan necesitar por horas al mes o al año o durante un período limitado de tiempo. Esto exigirá una gran capacitación de todos para ser más demandados que otros y sabremos que siempre estaremos en el mercado laboral ofreciendo nuestros servicios al mejor postor. En el fondo la economía colaborativa, la consultoría de empresas, las ingenierías, los abogados o los médicos ya venían haciendo esta labor, como tantos otros. Recientemente el gobierno del Reino Unido ha anunciado que el gremio de enfermería, a partir de 2018, va a trabajar bajo demanda mediante una app que gestionará su oferta en el mercado en base a las necesidades de cualquier tipo de paciente. Por supuesto todos los reaccionarios, los conservadores de tiempos pasados y los que creen que nuestros derechos están por encima de nuestros deberes, se opondrán a este tipo de prestaciones (cuánta gente defiende los procedimientos que siempre se han hecho así como los mejores).

Desde la Revolución Industrial siempre hemos trabajado tratando de producir la mayor cantidad posible de producto con el menor número de personas posible pues la mano de obra es la parte más costosa de cualquier producto elaborado. Líneas de producción automatizadas, robots, drones robotizados, computadores con capacidad de aprendizaje para resolver problemas, todo lo que una “simple” mano sea capaz de hacer una máquina se encargará de hacerlo. Nuestras futuras generaciones tendrán que formarse en ingeniería, ciencia y matemáticas, nanotecnología, biotecnología, computación y, mientras no seamos biónicos al cien por cien, en Ciencias de la salud para seguir venciendo a las enfermedades antiguas y tratar de afrontar las nuevas. El conocimiento estará ligado a la práctica y las Ciencias sociales tendrán el valor de complementar nuestra vida experimental alimentando nuestro pensamiento crítico y el autoconocimiento.

En EEUU se calcula que en 2050 el 50% de los empleos serán de prestatarios de servicios a empresas como profesionales independientes y en Europa no estaremos lejos de esas cifras; éstas se dedicarán a contratar externos profesionales con grandes conocimientos. Compraremos empleo como hoy compramos unos zapatos o una comida en un restaurante y elegiremos la que consideremos que es la mejor alternativa en cada momento.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s