Del amor y otros dioses

Yo estoy enamorado (y por eso he vivido, parafraseando a Neruda) de la mujer con la que vivo y he vivido los mejores momentos de mi vida. Tengo la esperanza puesta en que los futuros sean aún mejores. Cuando amamos admiramos, entregamos una parte de nuestro ser a los dioses de la felicidad compartida. Es cierto que hablar de amor es un valor que no cotiza al alza en estos tiempos de mal entendida individualidad, y en los que tantas personas desean superar el “esclavismo” de la supuesta dependencia de otro/otra. Para amar hay que querer amar. Y ello con independencia de cualquier otra consideración cargada de la ciega ironía de sentirse desprendido de uno mismo. Algunos llegan al punto de presumir que nadie es digno de que se sienta amor hacia él/ella. Yo estoy convencido de que quien desprecia el amor es porque lo ha perdido o porque aún no lo ha conseguido o, peor aún, porque se entregó a él y fue rechazado, lastimado o castigado por la persona amada.

Alguien podrá pensar ante este arranque declarativo que el amor es el abandono de uno mismo. Nada más lejos de la realidad; uno debe cuidarse de sí mismo, quererse adecuadamente con una buena, muy buena diría yo, autoestima. Quererse a uno mismo es la esencia fundamental para poder amar a otra persona y querer a todos los seres que son merecedores de nuestro cariño. La caridad bien entendida, empieza por uno mismo.

Multitud de canciones de trovadores de tiempos pasados y presentes hablan del amor, de la ternura, la pasión, el afecto y el sentimiento de entrega al otro. También del desamor y de la imposibilidad de amar a quien no te ama… pero con la misma sensación de entrega y el ansia de sentir que el amor, la principal emoción que podemos experimentar, envuelva e invada todo tu ser.

Siento que lo más hermoso del amor es la evolución que progresa en uno mismo a lo largo de la vida. El hecho de amar no es un nirvana de eterna exaltación de los sentidos; es un camino, como la vida misma, que se va construyendo paso a paso con todos los ingredientes de lo que es vivir: amor, lucha, esfuerzo, dedicaciones, devociones, hijos y otros compañeros de viaje, proyectos, alientos y desalientos, flores y brezos, pequeños desiertos y oasis de reconciliación, nubes altas y algodonosas, pequeños chaparrones, días soleados y nublados, pero siempre caminando de la mano con la persona con la que quieres construir ese destino.

¿Qué otros dioses combinan bien con el amor, además de la admiración? La pasión es necesaria, claro, ante todo en el cóctel del cuerpo y alma. Tenemos cuerpo, piel, sentidos y goce. Todo se puede disociar; pero como el tomate y la lechuga, se comen mejor juntos en la ensalada que cada uno por su parte. Al amor le apasionan los proyectos de futuro, llámense hijos, techo común o compartir caricias, besos como trocitos de alma que se desprenden de la boca, palabras hermosas que expresan lo que se siente y el esfuerzo por facilitar la vida de quien la comparte con nosotros.

Claro es que el cuerpo envejece, cada uno a su velocidad (unos de crucero y otros con su cruz particular), que la pasión se acompasa, que los años pasan con su balde… pero esos dedos no apagan las llamas. Estoy seguro de que al final de los días el rescoldo y el recuerdo de todo lo que se vivió seguirá reluciendo en la oscuridad que envuelve al alma cuando se aleja del cuerpo. El que tuvo retuvo, y el que amó siempre conservará las innumerables sensaciones de amar y ser amado. Los demonios, se los dejaremos a don Gabriel García Márquez.

 

lamadriddiario@gmail.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.