Más ladrillo

“¡Más madera!” decía Groucho Marx en una de sus películas (Los hermanos Marx en el Oeste); por cierto excelente película que uno no se cansa de seguir viendo (en el humor me declaro marxista hasta la médula). Ahora lo que parece que volvemos a echar en la locomotora de la economía es más ladrillo y no me gustan nada los fogoneros que están detrás de estos ladrillos. Por aclararnos: ¿es inadecuado el resurgir de la construcción? No, en absoluto; es uno de los grandes motores de cualquier economía y más en la nuestra, que con nuestro buen clima y calidad de vida somos un polo de atracción residencial para muchos europeos. La construcción debe reactivarse como muestra del crecimiento de la economía, de la fortaleza que va tomando y de la riqueza que provee a nuestra sociedad (y, por favor, sin burbujas).

Lo que es bastante preocupante es que en el año 2017 en España más de 75.000 jóvenes hayan cambiado la carpeta y el libro (cargados de buen futuro) por ese ladrillo (que no sabemos cuánto durará). Estamos volviendo a caer en los mismos errores del pasado: el atractivo del dinero rápido de un empleo poco formado y capacitado, frente a la apuesta esforzada del estudio que forje un profesional más valioso para el futuro que nos está esperando a la vuelta de la esquina. No todos podemos ser médicos o ingenieros (mi capacidad no es la misma que los miles de personas que son mucho más inteligentes y capaces que yo) pero no deja de ser lastimoso que muchas mentes capaces (creativas, inteligentes, listas o con importantes destrezas) se pierdan entre el cemento y la paleta tan sólo porque es más satisfactorio en el plazo inmediato de un salario para el mes que viene. También es cierto que hay muchas situaciones personales y/o familiares que no permiten otra alternativa. Pero estoy convencido de que de esos 75.000 chicos, muchos de ellos habrían tenido un mejor futuro –para ellos y para la sociedad- si se hubieran aprovechado sus muchas otras capacidades para formarse en lo que la sociedad está demandando. Desde luego lo que más adelante, dentro de quince o veinte años, no debiéramos permitir es un aluvión de críticas a la sociedad por su alto contenido tecnológico o robotizado. Y ello porque serán necesarias menos manos de fuerza laboral pero muchas más mentes de obra; necesitamos inteligencia laboral para diseñar esas máquinas que en un futuro no muy lejano serán las que construyan las casas.

Si un solo chico de esos 75.000 pudiera seguir estudiando, aprendiendo conocimientos más adecuados a los tiempos, sería como para persuadirle (a él y a su entorno familiar) para que no perdiera esa gran oportunidad de tener un futuro profesional más satisfactorio y acorde a sus capacidades.

Recuerdo a un gran amigo en mis tiempos de estudiante que por absoluta y pura necesidad tuvo que dejar los estudios para llevar un sueldo a su casa (madre y hermanos que así lo necesitaban). Sentí verdadera rabia al darme cuenta que era un tipo con una inteligencia e ingenio natural para haber llegado a ser un excelente ingeniero de su propia vida; tenía chispa, inteligencia espacial y habilidades de relación personal. Todo lo que pudo haber sido quedó truncado por unas circunstancias limitantes.

Como sociedad no podemos permitirnos estos desperdicios. El Estado debiera estar ojo avizor para instrumentar herramientas de trabajo que permitan identificar potenciales de modo más eficiente a como ahora se hace. Estudiar cuesta y no rinde beneficios inmediatos, es cierto, pero cuesta mucho más reconducir tu vida cuando ya se tienen pocas oportunidades de conseguirlo. Hemos de tratar de convencerles de que son mejores los ladrillos de asignaturas que los de las paredes.

 

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.