Cuerpo y alma

Hace años me sucedió un hecho singular, sin mayor importancia, pero que traigo a estas líneas para poner de manifiesto determinados procesos mentales que aún circulan por algunas personas. Trabajaba entonces para una empresa en la que muchos empleados comíamos en el mismo establecimiento. Ese día estaba el propietario de mi empresa comiendo con una persona que yo no conocía. Me senté con ellos, y al interesarme por su identidad, el empresario nos dijo: “Pensé que entre vosotros os conocíais”. ¿Por qué dijo esto? Sencillo: porque esa persona también tenía unos kilos de cuerpo de más, como quien ahora escribe. El comentario, por sí mismo, bien pudiera haber parecido pretendidamente despectivo (aunque en mí no consiguió ese efecto) por las características de nuestros cuerpos… cuando lo que verdaderamente nos distingue, al menos a la mayoría, es la mente. A veces imagino que si nuestra cabeza fuera transparente podríamos ver el cerebro de los demás. Si supiéramos interpretar lo visible del mismo, sería mucho más fácil poder identificar la altura humana e intelectual de las personas que tuviéramos delante de nosotros, además de la “musculatura” emocional de quienes se relacionaran con nosotros. Si pudiéramos o supiéramos englobar en el alma todo lo que nos hace diferentes, únicos e irrepetibles, genuinos y valiosos, es muy posible que en esa dualidad de cuerpo y alma muchos comentarios como aquel dejarían de tener sentido para quien los expresara.

¡Qué fácil es juzgar a otros por la simple apariencia! Sobre todo cuando uno no llega más allá de lo que está al alcance de la vista. Desde luego no puedo pretender que todo el mundo tenga una buena capacidad perceptiva, pero el sentido común me dice que, aún así, es bueno ser prudente en los juicios de valor que hacemos de los demás. Y si asoman por nuestra mente, mejor que se queden ahí.

Sería muy ingenuo por mi parte no entender que tanto cuerpo como alma están vinculados el uno con el otro. El cuerpo es necesario trabajarlo, darle carga de esfuerzo y ejercitarlo para que siempre esté fresco, alejado de la enfermedad y todo lo joven que la edad nos permita. Pero tampoco debemos olvidar que nuestra mente también debe ejercitarse emocional e intelectualmente, estar en perfecto estado de revista, bien engrasada, y desprovista de prejuicios que lo único que hacen es empobrecerla. Dicho de otro modo, no sólo hay que parecer sano de cuerpo, también debemos tener el alma saneada y enriquecida. Sobre todo porque el correr de los años hará que el cuerpo se arrugue, pero cuantos más pliegues o arrugas tenga nuestro cerebro por haberlo trabajado adecuadamente, menos sufriremos amargas consecuencias del paso del tiempo. Al final de los días de cada cual el cuerpo se habrá ido consumiendo. Si hemos hecho bien los deberes, el alma se habrá ido enriqueciendo. No hay mejor plan de pensiones ni mayor riqueza. Si a ello además le añadimos el hecho religioso o esa pretendida eterna posteridad, no le digo nada qué es lo que va a contar más…

También soy un convencido de que no hay cuerpo más sano que el que tiene una mente que “carbura” adecuadamente. Nuestro cerebro necesita retos intelectuales, ingenio, cambios, proyectos, estímulos, novedades, afinidades y riqueza emocional para que la frescura sea su mejor cualidad.

A lo mejor, en aquella comida debería haber estado otra persona con idénticos cuerpo y alma a los de la persona que hizo aquella manifestación. Yo podría haber dicho: “Yo también pensaba que entre vosotros os conocíais”. Aunque quizás tendría que haber explicado el sentido de mi manifestación, y es posible que no se me hubiera llegado a entender… Así son las cosas del alma.

 

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.