Violaciones

Se supone que vivimos en un país civilizado, que estamos en el primer mundo, que nuestra sociedad es avanzada y que nunca antes había habido un nivel de formación, educación y capacitación tan elevado. Pues todo esto puede ser una patraña, una vil mentira o una cortina de humo con respecto a lo que realmente está en el sustrato de esta sociedad tan avanzada. Días pasados supimos que en esta España nuestra se producen (se declaran) cuatro violaciones efectuadas contra otras tantas mujeres cada día, ¡cada día!

En el libro “Sapiens” de Yuval Noah Harari, se constata la evolución que ha tenido nuestra especie Homo Sapiens en los últimos 10.000 años y nuestra parentela con los grandes simios y lo que hemos evolucionado en este tiempo. Pues bien, cuando conozco noticias como la que acabo de referir, la verdad es que creo que seguimos siendo grandes simios, grandes bestias, grandes malas bestias cargadas de testosterona y capaces de arruinar la vida de una persona en un solo instante por la fuerza bruta, y bien bruta.

Violar a una mujer es uno de los actos más depravados y que destacan la bajeza humana y la altura animal o bestial de quien lo llega a hacer. Sé de alguna mujer que lo ha padecido y a todas, sin excepción, en mayor o menor medida, les ha arruinado la vida o se las ha limitado en gran medida. La ciencia médica cada vez lo deja más claro: el violador no se regenera. Me da igual que sea un aspecto psíquico o fisiológico; como sociedad no debemos permitir que una persona con esta tendencia circule libremente por nuestras calles. Yo personalmente estaría encantado con la castración química de estas personas en beneficio de todos, incluso de ellos mismos.

También hay violaciones en forma de abusos con la pareja, la hermana o la sobrina y con diferencias de matiz importantes. Con la pareja suele ser que el machito ejerce su poder con un “objeto” de su propiedad. El día que se casó compró una mujer para su uso y disfrute; a ella que la zurzan y si no quiere la obligo a ello, que para eso es mía. Este es un sentido de la propiedad que detenta la bajeza moral, intelectual y humana de quienes, (y han sido y son muchos) piensan de ese modo con respecto a su pareja. Qué “grandeza” la del simio que por su fuerza doblega a la hembra. Qué “evolucionado” es ese ser que con lo que mejor piensa es con los músculos y con la entrepierna.

Hace más de treinta años supe de una mujer que además de ser violada tuvo que tragar con una sentencia exculpatoria del medio-hombre que la violó y a quien tenía que ver por la calle o en el autobús. Era una chica hermosa de cuerpo y alma, sonriente, dulce y encantadora. Un bestia se lo llevó todo por delante en unos instantes de satisfacción animal, ruin, cobarde y asquerosa.

Vuelvo a la noticia actual. Calculadora en mano, me estremezco sólo de pensar que en los últimos diez años, en España, han sido violadas casi 15.000 mujeres. Y esto será la punta del iceberg (muchos estudios destacan que sólo se denuncia una de cada seis agresiones sexuales). ¿Cómo se sentiría un machito de éstos si le dejaran solo en un cuarto con un gorila macho alfa, cargado de testosterona, y deseoso de disfrutar del cuerpo del hombre? Mal, ¿no? Pues así me imagino que se debe sentir una mujer cuando es brutalmente agredida en lo más íntimo de su ser. Señor machito: imagine un poco, use la empatía y piense en cómo se sentiría usted. Y guarde el arma, que las carga el diablo.

 

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.