Carta de un profesor

El director de un instituto de Santander, quien me ha autorizado a reproducirlo aquí, pronunció estas palabras en el discurso de “graduación” dirigido a los alumnos de 2º de Bachillerato. Él mismo aclara que la segunda parte es transcripción casi literal de un discurso de Pepe Mújica, expresidente de Uruguay, a una convención de jóvenes:

“En primer lugar quiero daros la bienvenida a este acto de despedida de la que ha sido vuestra casa durante estos últimos años. Este acto que celebramos hoy es uno de los más emotivos para todos los miembros de la comunidad educativa; para nosotros los profesores porque el hecho de que estéis a punto de dejarnos y emprendáis nuevos rumbos significa que nuestra labor ha sido fructífera; para vosotros, que habéis obtenido la recompensa deseada y a partir de ahora os enfrentáis a nuevos retos; y para vuestras familias que hoy pueden presumir y sentirse orgullosos, no sólo de lo guapas y guapos que estáis, sino también de que sus esfuerzos y preocupaciones han dado sus frutos…

“Durante estos años en que hemos compartido aulas, nosotros, los profesores de este Instituto, hemos procurado no sólo instruiros en las diferentes materias, sino inculcaros valores como el del trabajo y del esfuerzo, en alguna ocasión sacrificio, la curiosidad intelectual, el rigor en los procedimientos, el respeto, la solidaridad, el sentido crítico y la honradez; valores que seguro os serán muy útiles para vuestro futuro…

“Ahora toca luchar por toda una vida que tenéis por delante; debéis darle contenido, una dirección. Sed vosotros los que marquéis ese rumbo, no dejéis que os la roben.

Ahora es vuestro momento, vuestra oportunidad de emprender nuevos caminos, hacer realidad vuestros sueños o decidir hacia dónde va a dirigirse vuestra vida.

“Permitidme que en nombre de esta comunidad educativa os dé unos consejos que creemos os serán útiles en ese nuevo reto personal al que os vais a enfrentar:

Vivid con pasión lo que hagáis. Sea lo que sea que hagáis entregaos con entusiasmo, huid de la mediocridad y buscad la excelencia.

“Afrontad los retos con alegría, procurad tener siempre una sonrisa para los que comparten vuestra vida, recordad que la sonrisa y la alegría abren muchas puertas, pero sobre todo abren el corazón.

“Trabajad, estudiad, leed, leed de todo, mucho e incansablemente. Sólo así se alcanza una mentalidad crítica y libre.

Desembarazaos de lo fácil y de lo que sutilmente os esclaviza y os hace menos libres.

Asimilad los fracasos y no busquéis eternamente falsos culpables. No pretendáis la satisfacción inmediata a cualquier pequeño esfuerzo.

“No esperéis que la familia o la sociedad os lo den todo. Las generaciones más jóvenes tienden a creer que se levantan y todo está ahí sin esfuerzo. Pero debéis saber que construir ciertas cosas ha costado mucho trabajo y que para preservarlas se requiere de una lucha permanente. No hay nada garantizado. A lo largo de los últimos años hemos visto cómo iban desmoronándose muchos de los logros de nuestra sociedad. Es buenísimo vivir en paz, pero a veces para mantenerla es necesario levantarse y luchar…

“Un abrazo muy, muy fuerte, buena suerte, que la vida os vaya bien y recojáis todo lo que sembréis de bueno.”

Los chavales que tuvieron la oportunidad de escuchar estas palabras fueron unos auténticos afortunados y en esa creencia consideré necesario difundirlas para que padres presentes y futuros puedan conocer los aspectos humanos que muchos profesores llevan a cabo además de la enseñanza o la docencia. Para mis hijos quiero esa pasión, esa ausencia de mediocridad, la alegría, la buena lectura, la no culpabilización y el esfuerzo bien aliñado con satisfacción por los logros que se vayan a conseguir. Señor profesor, a eso aspiro y le hago llegar mi más sincero agradecimiento por saber mezclar la enseñanza con la educación.

 

lamadriddiario@gmail.com

2 respuestas a “Carta de un profesor

  1. Creo que para nosotros lo padres, poder encontrar profesionales de la educación y la enseñanza que nos acompañen y ayuden en la tarea de llevar a nuestros hijos hacia el camino de la felicidad, el entusiasmo, la responsabilidad, la buena convivencia con los demás, la autoconfianza, es de agradecer. Ellos muchas veces dicen que simplemente hacen su trabajo, yo creo que son personas entusiasmadas con lo que hacen que nosotros tenemos que saber agradecer y reconocer.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.