Paz

Pocas sensaciones son tan grandiosas como la de sentirse uno en paz consigo mismo. El sentimiento de paz es algo más que un estado de tranquilidad; es aquello que experimentamos cuando estamos a gusto con nosotros mismos: satisfechos del punto en el que nos encontramos pero, por supuesto, sin renunciar a seguir creciendo, a continuar avanzando en nuestro propio enriquecimiento personal.

Nuestra vida suele ser un continuo ir y venir de los problemas a las soluciones, de las situaciones alegres a las dificultades, de la mar en calma a las tempestades más fieras. Nuestra naturaleza por definición es pendular; nos vamos hasta un extremo para experimentar con todos nuestros sentidos aquello que queremos sentir, rozar, amar o probar. Y como todos los extremos son perniciosos, en el exceso que en sí mismo comporta podemos llegar a encontrarnos con lo peor de nosotros mismos; llegamos a quemar las naves de toda la flota que se hunde en el abismo hacia el que nosotros mismos hemos navegado. Algunos, los menos, pueden llegar a quedarse en ese mundo abisal del cual no saben salir. El resto tratamos de rehacernos con los restos del naufragio y alejarnos de ese mar encabritado. En esa situación nuestra condición nos empuja hacia el abismo opuesto: tomamos la decisión de nunca más aceptar comportamiento alguno que nos pueda llevar al destino del que procedemos. Bajo esa circunstancia remamos con fuerza en la dirección contraria, asumiendo que cuanto más nos alejemos mejor nos vamos a sentir y es ahí donde contemplamos la situación opuesta como el bálsamo de nuestros males. Ponemos brújula al sur y normalmente podemos llegar a aparecer en tierras antárticas, extremas, desoladas, carentes de toda vida anterior, aislados de todo lo que nos hizo mal, supuestamente defendidos de nuestros propios excesos. Ahí podemos llegar a perecer de ausencia de emociones, de falta de humanidad, de la frialdad más absoluta. También muchos acaban quedándose en esos mares de hielo y frío, pero muchos otros acaban comprendiendo que en los mares intermedios es en donde suele haber más vida y en donde los pequeños placeres se compensan con pequeñas pérdidas. Pero el saldo final es satisfactorio por el mero hecho de sentirnos vivos y coleando. Y es en esa situación de equilibrio en la que podemos llegar a encontrar la paz con nosotros mismos, con el mundo, con la sociedad, con la familia, con todo lo que forma parte de nuestra esencia de vida en sociedad; pero desde nosotros mismos, desde nuestra propia sensación de bienestar.

Sentir paz es algo mágico. Bien es cierto que no nos suele durar demasiado tiempo; el éxtasis cuando es continuo acaba por perder su identidad y nos puede hacer llegar a confundir la realidad con la ficción. Esa sensación de paz que a veces nos envuelve puede actuar como surtidor de energía para, una vez cargadas las pilas emocionales, poder seguir nuestro camino, el que nos hayamos marcado, con el gozo de sabernos un poco más completos y capaces para los nuevos rumbos que estemos dispuestos a acometer. La paz así entendida está muy cerca de la dicha y es pariente de la felicidad. Es un equilibrio inestable que podemos llegar a sentir, pero siempre desde el convencimiento de que es efímera; al menos hasta el descanso de la siguiente singladura.

Pero lo más importante es que cuando sentimos paz estamos a gusto con nosotros mismos y no precisamos entrar en guerra ni en conflicto con nadie; la envidia nos es ajena, el mal lo rechazamos, y queremos tanto el bien ajeno como nos estamos sintiendo con nosotros mismos. La paz, cuando es genuina, nos coloca al lado de los demás; nunca enfrente de ellos.

 

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.