3 días

Tres días por semana es el tiempo que el empresario y multimillonario mexicano Carlos Slim considera que debemos trabajar las personas. Tres días laborables con jornadas de 11 horas intensas y productivas, frente a las 35/40 tradicionales repartidas en cinco días laborables como sucede en la actualidad. De hecho la OIT (Organización Internacional del Trabajo) lleva años recomendando las semanas de cuatro días laborables. Otras voces manifiestan su disconformidad con horarios tan intensivos pues consideran que a partir de las siete horas por jornada baja la productividad. En Suecia se han hecho pruebas con jornadas de seis horas, lo cual en España estamos lejos de conseguir al no ser capaces de dejar el trabajo antes de las siete o las ocho de la tarde, en muchos casos con comidas “de trabajo” de dos o tres horas por medio.

Curiosamente el padre de la Economía moderna, John Maynard Keynes, en su viaje por Madrid en 1930 dijo que los nietos de su generación trabajarían 15 horas semanales, incluso propuso una “renta básica universal que daría a la gente la posibilidad de elegir cuánto trabajar”.

En este punto creo que conviene pararse a pensar en algo muy relevante: ¿Qué es lo que más interesa para una empresa o para un profesional con la dedicación de su desempeño? ¿Que trabaje muchas horas, que trabaje duro, o que aporte valor con su trabajo a su empresa o a él mismo? ¿Qué objetivo pretendemos conseguir con nuestro trabajo: ser rentables a quien nos paga (sean empresas o clientes) o que estemos presentes (presentistas) durante el tiempo que socialmente se considera aceptable?

Mi humilde opinión es que las personas debiéramos trabajar por proyecto. Me explico: Creo que no es una cuestión ni de trabajar todos los días las mismas horas ni de tener cuatro días libres a la semana. De lo que verdaderamente se trata es de afrontar proyectos, finalizarlos, y luego descansar el tiempo prudencial hasta asumir el siguiente. ¿Cómo podemos definir un proyecto? Es sencillo: en las empresas la actividad de generación de riqueza y valor se resume en tareas de mayor o menor enjundia. Cuando una tarea o un objetivo tiene una magnitud importante (y no es una tarea repetitiva –eso cada vez se encargarán más los robots y los programas de hacerlo-) entonces se crea un proyecto para afrontar ese reto, cambio, lanzamiento, nuevo negocio o cualquier otro objetivo que se pretenda conseguir. Cuando se trabaja por proyectos se puede hacer desde una misma persona o departamento o se puede afrontar multidisciplinarmente. A los fines de la idea que propongo es independiente cuántos trabajen en un proyecto y su especialización, pues el objetivo común es el mismo. Esto horrorizaría a más de un empresario en estos momentos, pero estoy convencido de que más tarde o más temprano acabaremos trabajando así. De hecho los profesionales independientes, en esencia, es lo que hacemos: trabajar para los proyectos que tienen en marcha nuestros clientes.

Bajo el supuesto de trabajar por proyectos tendremos que cambiar las coordenadas tradicionales de nóminas y retribuciones, de antigüedad, trienios y demás restos de un tiempo que se está pasando ya. Al trabajar por proyectos cada trabajador y/o empresario recibirá su remuneración determinada en base a los requerimientos de cada uno. Insisto en que todo lo que sea mecánico o repetitivo lo harán las máquinas. Nosotros quedaremos para lo que realmente aporte valor.

Por tanto no creo ni en los tres días de trabajo, ni en los cuatro o en los actuales esquemas de lunes a viernes. Creo que en muy breve plazo trabajaremos intensamente para sacar adelante un proyecto, descansaremos lo necesario o lo que nuestra economía nos permita, y después afrontaremos el siguiente proyecto. Pensemos en ello.

 

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

2 respuestas a “3 días

  1. Muy de acuerdo. Como para casi todo en la vida, “más vale poco y bien que mucho y mal”. No obstante, hay tendencias que van en otra dirección; por ejemplo, Elon Musk (Tesla, Paypal….) defiende que hay que trabajar 100 horas/semana para avanzar al triple de velocidad que la competencia; pero como bien dices, ¿acaso se puede mantener el mismo ritmo de trabajo todo el tiempo?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.