Navidad con otra mirada

Estoy convencido de que la mayor parte de nosotros somos conscientes de lo que celebramos en estas Fiestas; lo que no tengo tan claro es lo que, en el fondo, subyace en nuestros comportamientos personales y sociales vinculados con la Navidad.

Si tuvo la oportunidad de leerme, semanas atrás, recordará que la neurociencia constata que somos, en esencia, lo que fuimos, lo que nos programaron en los primeros años de nuestra vida y las Navidades (desde la Noche Buena hasta el día de Reyes) a todos los que fuimos niños resultaron ser de un gran calado para nosotros. Cuando niños el mundo, la vida, es una fantasía, un disfrute, un juego y la magia de la Navidad nos impregna, para bien o para mal, condicionando todas las Navidades del resto de nuestra vida. En este sentido me atrevería a cambiar la palabra Navidad por Familiaridad. Si de niños la Navidad empapó nuestros sentidos con amor, diversión, magia, afecto y sentimientos de paz y de armonía con los que más queríamos, la Navidad será una época que contendrá estos mismos mimbres. Pero si la Navidad nos hizo sentirnos rechazados, sobrepasó nuestras expectativas o nos arrancó sentimientos de envidia, de rabia o, peor aún, de soledad entre muchos, entonces la recordaremos como un período en el que hay que pasarlo bien obligatoriamente, en este caso rechazaremos todo lo que de bueno tiene la Navidad / Familiaridad.

Otra mirada con la que también podemos ver la Navidad está al alcance de nuestros ojos si salimos a la calle en estos días, sobre todo en la tarde noche cuando las luces nos recuerdan que estamos de fiesta. Esa mirada nos permite ver que Navidad también significa, además de ilusión y disfrute para los más pequeños y ocio y tiempo libre para los adultos, conlleva tiendas, compras, comidas, cenas y copas con amigos. Desde luego la Navidad más representativa es cuando disfrutamos con familia y amigos de todo lo bueno de un tiempo de paz y armonía, cuando potenciamos el disfrute de los sentidos, los sentimientos y las emociones. Lo que ya no es tan positivo es cuando pretendemos comprar esas emociones de los que queremos o de nosotros mismos con objetos, con consumo puro y duro, regalándonos cosas cuando en realidad debiéramos ser generosos con el ser humano que llevamos dentro, con el tiempo que dedicamos a los que queremos y apreciamos.

De la Navidad hay una frase que siempre me ha llamado poderosamente la atención y es la de “…y en la Tierra paz a los hombres de buena voluntad” (cuando decir hombres era decir hombres y mujeres, personas). Es inmenso el valor de la buena voluntad, no sólo en Navidad, para relacionarnos con los “prójimos” (o próximos, que de ahí viene la palabra). Si eres una persona de bien, en Navidad seguirás siendo buena gente, si eres alguien avieso, torcido, tóxico, acosador o manipulador, lo serás también en Navidad, por mucho que el maquillaje del buenismo te haga parecer lo que no eres. La buena voluntad es generosa (de lo que más nos cueste desprendernos), amigable, bondadosa, humilde, sencilla, positiva y con una sonrisa en los labios.

Finalmente quisiera destacar todo lo que me apasiona de la Navidad: La ilusión de los niños, las reuniones familiares con gente positiva y animada, los amigos que vienen de lejos y los que vienen de cerca del corazón, la luminosidad de las buenas personas, la tristeza que se alegra y enriquece de los que vuelven a casa por Navidad y de los que los reciben, los regalos que se hacen con el alma y que no se compran, los besos y abrazos sinceros y el calor del hogar compartido con los que quieres y se dejan querer; eso es Navidad.

lamadriddiario@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.