Vida nueva

Estoy convencido de que en estos días ya está pensando en todos los cambios -a mejor- que quiero poner en marcha en el Nuevo Año que estamos a punto de comenzar. A los clásicos de aprender algún idioma, ir al gimnasio, pedir una mejora en su empresa o dejar de fumar, se pueden sumar otros tantos objetivos no menos importantes.

Desde tiempos ancestrales el cambio de año supone un punto y aparte para muchas personas incluso sin ser conscientes de que queremos implementar nuevos componentes en nuestras vidas. Pienso que, hoy en día, esto se ve reforzado por el “parón” de las fiestas navideñas y, sobre todo, por lo hiperconectados que estamos con el resto de nuestro mundo, gracias a las nuevas tecnologías. En cierto sentido el concepto de novedad, muchas veces, no es tanto sentir o asumir nuevos retos, sino el hecho de recuperar aquello que habíamos perdido, por degeneración, costumbre, hábito o por simple inercia: Queremos recuperar el tono corporal que antes tuvimos, queremos eliminar vicios o hábitos tóxicos para nuestro cuerpo o nuestra mente, volver a enamorarnos y a sentir amor verdadero por otra persona (sobre todo por nosotros mismos), ganar la autoestima que perdimos o que nunca tuvimos (sabiendo que éramos merecedores de ella), recuperar el afecto o el cariño de hijos o padres que perdimos por orgullo o por dejadez, reorientar nuestra vida profesional hacia los derroteros que siempre quisimos emprender, reconquistar nuestra libertad (la esencia de lo que somos y que la perdimos por compartirla con la persona o personas equivocadas) o volver a asumir un reto personal que abandonamos por dejadez o por desidia. Esa vida nueva a la que aspiramos puede ser la referencia o el modelo a seguir de tantas otras que desperdiciamos o que no supimos vivir tal y como nos merecíamos.

Autoestima, amor, familia, trabajo, proyectos, sanas ambiciones, libertad, nuevas experiencias, grandeza de alma o superarnos a nosotros mismos, todos son deseos que, a muchos de nosotros, se pueden agolpar en nuestra mente como anhelos a conseguir en este 2019 que estamos a punto de arrancar. Siendo esto así, no es menos cierto que estos objetivos debieran de presidir nuestras vidas en todo momento y situación para sentirnos plenos de nosotros mismos. Plenitud no es “planitud”; una vida plena es todo lo contrario de una vida plana, conformista, recogida en frustraciones, en compensaciones de alcohol, sexo o drogas para seguir soportando aquello que tiempo atrás quisimos dejar de ser y que no somos capaces de afrontar en el momento presente. Una vida plana es una vida triste, cargada de melancolía (aunque no queramos reconocerlo), de evasión en el momento presente por el futuro que no somos capaces de cambiar. Cuando planeamos en la vida lo que hacemos es compensar las carencias con satisfacciones sensuales que nos permitan sobrellevar el día a día que, por otro lado, cada vez más nos asfixia. Por contra una vida plena nos hace sentir vivos, estar llenos de vida, de imaginación, de abundancia (frente a la carencia emocional de la vida plana), de ganas de disfrutar, de amor, del deseo de mejorar, de ganas de compartir y de sentir que somos nosotros los que manejamos los hilos de nuestra vida y no sentirnos títeres de otros o de nuestras propias circunstancias que nos autolimitan e impiden lo más esencial que tiene la vida, el crecimiento personal.

Si tiene necesidad de una vida nueva tome las riendas de la suya, asuma decisiones (siempre tratando de no perjudicar a nadie), comunique a su entorno sus objetivos, sus planes y ponga rumbo a esa vida que quiere recuperar o quizá conquistar. Cuando en su corazón esta sensación sea la que impere no se ponga frenos, condiciones o limitaciones y todos los que de verdad le quieran y aprecien apoyarán su decisión de perseguir esa nueva vida con plenitud y armonía.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.