Depresión; pandemia femenina

Me hago eco de un artículo publicado en “El Mundo” por Carlos Alcelay en abril de 2018. Y lo hago porque quiero dar visibilidad a un problema de tremendas dimensiones y que socialmente ocultamos, como el avestruz la cabeza, bajo de la tierra de nuestra “normal” apariencia.

¿Qué es la depresión? Por todas las personas a las que he podido conocer, lo describiría como un estado de tristeza constante, falta de ánimo, carencia del deseo de seguir viviendo, alternancia de estados de ansiedad con sensación de hundimiento progresivo, visión absolutamente negativa de la realidad, pérdida de ganas de futuro y una tremenda sensación de no ser capaz de salir de ese túnel de oscuridad, llanto y lamento.

Según una investigación de la Escuela Superior de Estudios Médicos (ESEMeD) entre un 5% y un 7,5% de los varones españoles padecerá depresión a lo largo de su vida. Esta cifra se dispara de un 13% a un 16% en el caso de las mujeres. Es más, según un estudio elaborado por la OMS y el Banco Mundial se estima que el progresivo aumento de casos podría llevar incluso a que la economía global se colapsara en 2030. El doctor en psicología Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) destaca que “las mujeres tienen una mayor predisposición sencillamente porque son biológicamente diferentes a los hombres”. El doctor Cano explica: “Las hormonas son lo que más separa a hombres y mujeres; son las femeninas las que provocan que un tercio de las madres tenga depresión postparto, o alteraciones psicológicas en el climaterio, o afecciones de tiroides, lo que dobla las probabilidades de sufrir episodios de ansiedad o depresión. Todo ello las hace más sensibles a los problemas emocionales, de la misma forma que las hormonas masculinas vuelven a los hombres más susceptibles a las adicciones y a los comportamientos violentos y antisociales”. Si me es permitido, diría que la depresión es una sensación de impotencia, de incapacidad de asumir la realidad que nos viene encima, de no ser capaces de gestionarla. Y en ese estado de las cosas, provocado por nuestra propia naturaleza de hombre o mujer, resulta ser que la mujer tiende a concentrar su frustración dirigiéndola contra ella misma, mientras que el hombre lo hace de modo agresivo contra su entorno más próximo y querido, lo que en definitiva supone que también lo haga contra sí mismo, pero de un modo claramente diferente.

Lamentablemente muchos hombres no llegan nunca a conocer bien la psicología femenina. Algunos incluso se jactan de ello. Hombres y mujeres somos afortunadamente diferentes, pero lo cierto es que si por ambas partes intentáramos entendernos un poco mejor la vida nos resultaría más fácil y más rica a la hora de compartirla. Casi diría que tenemos la obligación social, humana, emocional (y como hemos visto también económica) de tratar de ejercer un mayor grado de empatía entre los sexos poniendo más seso en lo que somos y cómo somos. Somos iguales en derechos y oportunidades. En todo lo demás somos diferentes y, por tanto, complementarios. Debemos dar valor a lo que nos hace genuinos a cada uno de nosotros y entender que lo que nos frustra, por nuestra naturaleza biológica, deriva en comportamientos diferentes. Pero no excluyentes.

Quisiera terminar con otra reflexión más del doctor Cano: “Lo que necesitan las personas deprimidas es información para saber lo que les pasa y aprender a manejar sus emociones. Los psicofármacos sólo reducen los síntomas. Más del 50% de las depresiones o no se tratan adecuadamente o no son diagnosticadas”. Personalmente sólo sé que la solución no puede ser el sufrimiento y el dolor del alma; siempre hay medios y hay soluciones. Es imprescindible ser consciente, si nos invade la depresión, de su existencia y ponernos manos a la obra.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.