Imocional

Esta palabra no existe en el diccionario, pero debería existir. Frente a la expresión de algo o alguien racional tenemos la expresión opuesta, “irracional”, y todos lo entendemos perfectamente. Pero frente a algo o alguien emocional carecemos de una expresión patente y potente que transmita lo contrario, la ausencia de emociones. Por eso propongo que juguemos con esta nueva palabra: imocional.

Si lo aplicamos a una persona, ¿cómo sería alguien que actúe con imocionalidad? Sería alguien que careciera del componente emocional en su vida, en sus afectos, en sus sentimientos. Alguien que, en una circunstancia determinada, actuará con total carencia de emociones.

Curiosamente y siguiendo los conocimientos impartidos por el neurocientífico Antonio Damasio, el 95% de las decisiones que toma nuestro cerebro tienen base emocional y sólo un 5% es atribuible al campo de la razón. Con independencia de si estas cifras son exactas o no, es indudable que nuestra toma de decisiones es esencialmente emocional. Decidimos con la amígdala, con el cerebro emocional, aunque en muchos casos, dependiendo de la personalidad, intentamos que parezca que las decisiones tienen un corte totalmente racional. Dicho de otro modo: lo emocional parece que no tiene justificación, es instinto, es comportamiento animal. Mientras que lo racional está más cerca de nuestra entelequia como seres superiores y cargados de razón. No hay nada más falso que todo esto.

Las emociones básicas como el amor, la alegría, el asco, el miedo o la vergüenza, junto con otras menores, asaltan a nuestro cerebro unas tres mil veces cada día. Hay emociones como la sorpresa que duran poco más de un segundo. La emoción es consustancial al ser humano. Lo que sucede es que muchas personas han vivido en entornos familiares con muy poca actividad emocional positiva, que es la que se transmite a través de los afectos, del cariño, del amor (la emoción más valiosa que como seres humanos podemos experimentar). En cierto sentido es lógico que no exista la palabra “imocional”, porque es mucho más fácil que nuestros comportamientos sean irracionales (ante ese 5% de posibilidades) y no imocionales, dado que nos enfrentamos a ir contra corriente de nuestra propia existencia. Dicho esto, es cierto que he conocido a personas pretendidamente imocionales, aunque no lo fueran, y a otras con una pobreza emocional forjada por décadas de carencias afectivas. En las primeras la razón está en su propia autodefensa frente a un mundo que les ha hecho daño y sólo encuentran paz en la frialdad de no sentir o de no creer tener sentimientos. En las segundas, causadas por la carencia de afectos. En el primer caso es la reacción frente a un mundo dañino y en el segundo es la pasividad. Fiel reflejo de lo que se ha recibido, poco o muy poco, en este sentido.

Quizá la imocionalidad esté muy cerca de la psicopatía más extrema, de la ausencia de sentimientos frente al mal o al sufrimiento ajeno. También he conocido personas pretendidamente suaves, blandas y amorosas pero con una carga de imocionalidad muy potente. En estos casos se pretende manipular a otros con la supuesta bondad de sentimientos que desde su carencia les permite acercarse a otros pues lo emocional “vende” y lo imocional aleja, enfría, separa.

Lo que no debiéramos creer es que ser emocionales está en contra de la toma de decisiones que sean más adecuadas a nuestros intereses. No es así. Ser emocionales es dejar que el pensamiento y el sentimiento se aúnen para tomar decisiones que nos beneficien a nosotros y a otros, y que, en la mayor parte de los casos, no perjudiquen a nadie. Lo imocional siempre nos va a alejar de los demás. ¡Viva la emocionalidad!

lamadriddiario@gmail.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.