Las oportunidades perdidas

Si lo hubiera sabido… Si en aquel momento alguien me hubiera animado… Cuánto me arrepiento de no haber hecho, dicho… ¿Qué expresiones son más duras que las del arrepentimiento por la omisión de lo que no supimos o no quisimos hacer en su momento? Los trenes en la vida, muchas veces, sólo pasan una vez. Si pierdes la oportunidad, pierdes tu capacidad de conseguir aquello que quizá hubiera estado al alcance de tu mano.

Pienso que la vida está repleta de oportunidades. Imaginemos ir por la calle con unas gafas de oportunidad virtual que nos permitieran ver cada opción de mejora (para nosotros o para otros) en cada esquina de la calle, de la empresa, de la casa, con los amigos, en cualquier entorno. Esas gafas nos aportarían una visión de todas las infinitas posibilidades que hay a nuestro alcance, en todo momento. La cuestión es bien sencilla; se trata de tener la actitud (esas son las gafas) para querer ver, y una vez que vemos tener el ánimo de pasar a la acción para subirnos al tren o para ser nosotros el tren, la máquina, que mueva a otros en la vía que nosotros estamos construyendo.

En cualquier ámbito de la vida que se nos pueda ocurrir no hay nada peor que la inacción, la inactividad. En definitiva eso es la muerte, muy cerca de la nada. El amor, la riqueza, la amistad, la familia, el trabajo, todo, todo nace de ponernos en marcha, de tomar la iniciativa. El único enemigo que tenemos frente a esa oportunidad ¿quién es? Nosotros mismos, nuestros miedos, prejuicios, inseguridades, envidias, creencias limitantes. Todas esas maravillosas compañías que, si están registradas en nuestra mente, nos impiden crecer y evolucionar y enriquecernos como seres humanos.

Cuando tenía dieciocho años leí una frase que he tenido muy presente a lo largo de mi vida. Decía algo así: “La vida depende de tres síes y tres noes dados en determinado momento”. Es muy cierto que la trascendencia de nuestras decisiones aceptando o rechazando buenas oportunidades sólo se materializa con el paso del tiempo. Ahí es donde la satisfacción o la insatisfacción acuden a premiar o a castigar nuestra iniciativa. Personalmente desde hace muchos años no soy consciente de haber desaprovechado ninguna buena oportunidad. Unas han tenido resultados a la medida de lo esperado, otras los han superado con creces, y en otras tantas el resultado no ha sido el deseado. Pero al menos me quedé con la satisfacción de haberlo intentado.

Ante una oportunidad mi pensamiento siempre es el mismo: ¿Qué pasa si no lo intento? Que pierdo ese posible logro, sí o sí. ¿Qué pasa si lo intento y sale mal? Pues que, cuando menos, habré aprendido lo que no hay que hacer, que ya es mucho. ¿Qué pasa si lo intento y sale bien? Pues que lo que consiga va a ser genial, para mí o para otros. Por tanto, la conclusión siempre es intentarlo, siendo consciente de que entra dentro de mis posibilidades. (A estas alturas de partido no puedo intentar ser astronauta o jugador de fútbol).

Otra grandeza de intentar aprovechar una oportunidad es que el camino para conseguir su beneficio es un camino de superación, pues toda oportunidad implica aspirar a una situación mejor que la del punto de partida. Eso facilita el esfuerzo por crecer, por mejorar, por aprender en todos los ámbitos imaginables. Una buena oportunidad nunca se debería desperdiciar; si lo hacemos nos estaremos empobreciendo porque otros que aspiren a lo mismo acabarán consiguiéndolo. Y nosotros miraremos con desazón, con pesar y con envidia (algunos), cómo otros han conseguido lo que nosotros no supimos aprovechar.

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.