¿El camino o la meta?

Cuánta confusión, frustración, insatisfacción y, en muchas ocasiones, desánimo, se generan en nuestra sociedad actual por dar más importancia al resultado final que al modo en que lo hemos conseguido. Es imprescindible planificar objetivos en todos los planos: personal, profesional, familiar, afectivo. En todos. Pero desde el momento en que ya hemos visualizado el objetivo o el deseo (ya nos hemos comprometido con nosotros mismos o con nuestra empresa, familia u organización) y ponemos rumbo a él, en ese instante, debe pasar a ser más relevante el camino hacia la consecución que su cumplimiento. Sobre todo si queremos llegar a conseguir el objetivo. El disfrute en el camino hacia nuestro logro es lo que nos puede hacer diferentes, geniales, competitivos, amables y afectuosos, frente a los estresados, atacados, violentos, frustrados y con sensación de opresión. ¡Pero qué difícil es entender esto! Sólo se llega a entender, en muchos casos, cuando miramos hacia atrás y, como dijera Steve Jobs, unimos los puntos que conforman la realidad que hemos conseguido. Pero a la gran mayoría nos cuesta sentir el viento, la brisa fresca en la cara mientras estamos navegando hacia nuestro destino.

Cuando ya está el objetivo marcado, es como si tuviéramos que guiarnos con dos cerebros. Me explico. Uno de ellos es el timón, que está fijo en la navegación. El rumbo no debemos cambiarlo. Si no creemos en nosotros mismos y en el objetivo que perseguimos (si no hay creencia no hay objetivo válido), estaremos dando palos de ciego y lo más probable es que no sólo no avancemos, sino que podemos ir hacia atrás, degenerar en nuestras pretensiones. Por tanto, si el objetivo es firme, el cerebro del timón tiene que mantenerse a flote para que nos guíe. Pero siempre en un segundo término, porque desde que empezamos a caminar el cerebro que debe preponderar es el de cada momento, el de cada paso que vamos dando, cada pequeño hito que vamos consiguiendo. Disfrutando de lo que estamos haciendo, de los pequeños síntomas que vamos percibiendo y ayudando al primer cerebro a que refuerce su posición y se mantenga firme. Esto se percibe muy bien cuando un entrenador de un equipo deportivo les dice a sus jugadores: “Disfrutad, pasadlo bien en el partido”. No les dice: “¡Ganad a toda costa! ¡Si no ganáis estamos perdidos!” El entrenador quiere que su equipo juegue-trabaje disfrutando de un desempeño colectivo (el que debiera imperar en todas las organizaciones, nunca los compartimentos estancos que provocan “departamentalitis”), en el que todos participen y disfruten del objetivo que están persiguiendo.

Hay algo que es esencial en todo logro: justo ese momento en que conseguimos lo que hemos perseguido durante tanto tiempo. En ese instante lo que tiene lugar es una tremenda subida de adrenalina. El signo de la victoria se representa en nuestra imaginación; podemos dejar escapar un pequeño grito de satisfacción o darnos un abrazo con los compañeros de navegación. Pero lo que realmente sucede en ese instante es una representación mental de todo el camino que hemos recorrido hasta ese punto: no es el triunfo o la meta lo que nos da alegría, sino el cómo lo hemos conseguido. Ahí es donde el camino se nos representa con toda su intensidad y constatamos lo bien que hemos hecho las cosas para llegar hasta donde hemos llegado. Siendo esto así, sería mucho más intenso el disfrute si fuéramos conscientes de cada paso que vamos dando. El final nos llegaría por conclusión natural y los “gramos” de alegría serían mucho mayores que cuando la satisfacción sólo está en el final.

¿Tiene un objetivo que cumplir? Buen camino; ¡ojalá lo disfrute!

lamadriddiario@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.