Uno contra todos

Parálisis por análisis, ese es el diagnóstico de nuestra situación como país en estos momentos. Análisis de las posibilidades de cada uno de nuestros “líderes” políticos por ver quien se lleva el ascua a su sardina y nos deja al resto a dos velas.

Es una auténtica vergüenza, es un hartazgo impenitente el que sufrimos los ciudadanos de a pie con este vacío de poder al que nos tienen sumidos. Hace años sucedió con Mariano Rajoy lo mismo que ahora nos vuelve a tocar sufrir con Pedro Sánchez, pero en circunstancias diferentes. Ahora traíamos una inercia de crecimiento, de mejora de la situación económica, que se ha frenado en seco por la decisión del poder de una persona. Estoy harto de tanta ambición política, de tanto deseo de poder por el poder en sí mismo y más harto aún de que nos lo traten de vender que es en nuestro propio beneficio. Estoy harto de políticos que sólo piensan en ellos mismos, en su sillón y se olvidan de los gobernados.

Señor Presidente de este país, hay una idea no política que influye en la realidad económica y que se llama expectativas. Éstas mueven el mundo y también la economía, la generación de riqueza. Sin riqueza no hay inversión y sin inversión no hay empleo y todo eso se mueve cuando la sensación que experimenta quien tiene que invertir es de estabilidad y no de incertidumbre y de desgobierno.

Ustedes, todos, están haciendo sus cálculos (mediando sondeos y estudios de opinión) para ver cuál es la mejor estrategia para ustedes y a nosotros, a los que vivimos de nuestro trabajo y no del cuento de vivir de otros, que nos zurzan. Ustedes viven de nosotros y nosotros nos tenemos que someter a sus veleidades y a sus estrategias; por favor no vengan luego con el otro cuento de decirnos que es por el bien de la ciudadanía y, sobre todo, no lancen cortinas de humo mediático para distorsionar la única realidad que les importa: la suya.

Es increíble que una sóla persona, en su ambición de poder, pueda ir en contra de todos los demás; es alucinante que miles de proyectos de inversión pública y privada estén paralizados o guardados en un cajón esperando a ver si el embarazo de sus señorías es niño o niña (y discúlpenme por la metáfora todas las madres). Que si yo quiero este ministerio, que si tu puedes con el otro, que mis ciudadanos eso no lo quieren y que lo de más allá es impopular entre los míos. Ojalá esto pudiera ser como en las partidas de cartas y que pudiéramos cambiar la mano que nos ha tocado por otra nueva; a ver si así hay más suerte que la que nos ha tocado en desgracia.

Se paraliza el país, la inversión, las expectativas están en el aire, la generación de riqueza se congela y los señores de la patria se tiran los trastos a la cabeza, nos dejan a todos empantanados y, encima, quieren que seamos nosotros, los abandonados, los dejados de la mano de Dios, los que de nuevo votemos su ineptitud en unas nuevas elecciones (que, por cierto, visto lo visto, va a ser lo mejor). A ver si nos ponemos todos de acuerdo y les votamos –en su acepción argentina- de una vez por todas.

Fíjese, usted que me lee, qué iluso puedo llegar a ser, que pienso ¿será posible que esta gente llegue a pensar en nosotros y se pongan de acuerdo por los intereses del país y no de los del partido? Soñar no cuesta, la verdad; lo que si que nos está costando, y sale de nuestros bolsillos (a menos riqueza más impuestos) es la parálisis de estos que se creen ser gobernantes y lo único que son es conservantes, para preservar su estatus quo de clase, de clase política.

lamadriddiario@gmail.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.