¿Alarma o crispación?

Llevamos una semana de confinamiento en nuestras casas, teletrabajando, los que podemos, y trabajando “máscara al público” todos los que, voluntaria u obligatoriamente, no tienen otro remedio, para que los demás podamos sobrellevar esta crisis.

Desde luego que nos hemos alarmado con los datos de la incidencia del coronavirus, con su viralidad y con las medidas que todo ello ha provocado. Soy un concienciado que lleva encerrado 8 días en casa y, a decir verdad, más que por protegerme, por proteger a los que quiero y a la sociedad en su conjunto. Ahora mismo estamos sumidos en alarma sanitaria y social y, de seguir así las cosas, lo estaremos económicamente a no mucho tardar. Pero lo que no consigo entender es la crispación, la intransigencia, el talibanismo y la radicalidad, no de las medidas preventivas, sino la de las ideas, de la visión del estado de las cosas, de sus causas, soluciones, alternativas o, simplemente, de aspectos tan sencillos como el modo en que nos comunicamos. Creo que hay crispación en cuanto a la tolerancia de unos hacia las opiniones de los otros. Creo haber distinguido más de 30 visiones distintas de esta crisis y todas, todas me parecen respetables, salvo las de los que quieren imponer su criterio o descalifican el del otro. Médicos, científicos, periodistas, amigos, familiares, todos queremos opinar sobre esta crisis y me parece estupendo que así sea, teniendo en cuenta la soberanía de la potestad ejecutiva del gobierno y sus instrumentos policiales de intervención; el resto es libre como el viento y todas las tesis son igualmente aceptables.

Ha habido momentos potentes de saturación de noticias, ciertas, falsas y de medias verdades. En mi smartphone he eliminado cerca de 500 imágenes en tres días; son los tiempos y quien quiera retirarse de esta voracidad informativa es muy libre de hacerlo; faltaría más. También es muy fácil saltarse toda la vorágine de mensajes, simplemente obviándolos (hay momentos en que es imposible leer todo lo que a uno le llega), pero sin rechazar los mensajes de todos los bienintencionados que nos los hagan llegar; es de bien nacido el ser agradecido. Hablando de agradecimientos, el más claro y patente es el que hacemos todos los días al PERSONAL SANITARIO de nuestros hospitales; sois auténticos superhéroes.

Sí, estamos en alarma, estamos retenidos en nuestras casas, tenemos unas medidas de salvaguarda que cumplir, pero ante todo somos personas, libres, bienintencionadas las más de ellas y solidarias y nadie merece la crispación de nadie. Sólo desde la tranquilidad y el respeto podemos mantener una adecuada relación social y si no estamos capacitados para ello echémonos al monte del ostracismo y veamos la vida pasar, sin pena ni gloria, simplemente pasar. Cierto es que la palabra alarma proviene de “al arma”, a punto de combatir, pero en el siglo XXI, no ¿verdad?

Creo que la vida, la naturaleza, está diseñada para evolucionar en grandes ciclos desde donde nos vemos obligados a superarlos, superándonos. Sé también que es muy difícil entender esto cuando formas parte, directa o indirectamente, de los afectados o perjudicados (en vida, en salud, en trabajo o en economía) pero debemos seguir adelante y superar la crisis sin que ella nos supere. Lo que no nos podemos permitir es el lujo, o el derroche, de perder lo más importante de nuestra existencia: la capacidad de amar, de sentir, de latir en vida, de sonreír, de querer, de trabajar, de esforzarnos y de sembrar “buen rollo” en nuestro entorno. Ese es nuestro ADN como humanos. El virus podrá segar la vida (en esta ruleta rusa nadie sabe si hay bala en la recámara); cómo vivirla, mientras dure, eso depende única y exclusivamente de cada uno de nosotros.

Un afectuoso y delicado mensaje de ánimo para todos los enfermos y sus familiares. Los demás simplemente estamos confinados y tan sólo hay que aguantar de la mejor manera posible.

lamadriddiario@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .