El amor en los tiempos del cólera

Este es el título de la genial novela que Gabriel García Márquez publicó en 1985, con dos de sus principales protagonistas: Florentino Ariza y Fermina Daza. El libro me vino a la mente pensando en cómo estará el amor en estos tiempos del coronavirus, rebasados los cincuenta días de cuarentena. Fuera aparte de todos los afectados por el virus, en mayor o menor medida, quiero imaginar que, no sólo las relaciones familiares, sino las que afectan a la pareja, en cada hogar, se hayan visto afectadas también.

Seguramente, como en botica, estarán sucediendo situaciones para enmarcar, las más, buenas. Habrá personas que hayan visto reforzados sus lazos de amor con su compañero de viaje (aunque ahora estemos parados en la estación); otras habrán perdido a su compañero del alma en estos días y estarán deseosas de unirse con él o con ella, en ese alma que compartían; en algunos casos las diferencias que antes existieran se habrán magnificado con el “roce” diario, que quizá antes era escaso; en otros la tensión del momento, la gestión de los hijos, los familiares enfermos, es probable que haya provocado que la cuerda se tensara en demasía; habrá habido algunas parejas que el puñetero virus las haya cogido separadas y sin posibilidad de reencuentro (la distancia engrandece unos afectos y empequeñece otros); y estará habiendo algunas, espero que sean pocas, que como consecuencia del confinamiento se hayan roto para siempre y tan sólo estén esperando para poder liberarse mutuamente. No me olvido de las personas que viven sin amor, que no se quieren ni a sí mismos, que lo perdieron o que simplemente nunca lo han encontrado o que lo han sublimado en confort, en los hijos, en el poder, en los amigos o en el dinero.

Lo único cierto en todo es que somos seres programados para amar, primero a nosotros mismos (para poder dar antes hay que tener) y después, si consigues encontrarla, a la persona con la que mutuamente te complementas. Amar es ofrecer, a la persona que amas, todo lo mejor de ti mismo y que coincide con lo que ella más valora. Hay quienes lo confunden con sexo, que es la sal de la vida, como en la película de Manuel Gómez Pereira ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? Aunque prefiero la película con los dos términos cambiados de lugar. No sólo nos reproducimos, también producimos amor.

De lo que no me cabe duda es que en estos tiempos el amor, el cariño, los afectos y sentimientos entre las parejas, va a cambiar. Unos los recordaremos como un tiempo de refuerzo y consolidación de la relación, otros como un tiempo de fisuras, otros como ausencias y algunos como punto de ruptura o de cambio. Qué bueno sería que el amor fuera tan viral como el puñetero de estos tiempos. Paz y amor.

Gloria Stefan en “Mi buen amor” describe todo tipo de amores; sin tratar de enmendarle la plana, quizá también habría que añadir amores irreales, platónicos, imaginarios, imposibles, difíciles, extraños, de amistad, peligrosos, sofisticados, complejos, baratos, espesos, dolorosos, dichosos, engrandecidos, de los de contigo pan y cebolla, tardíos, lejanos, distantes, fríos, calientes, disimulados, disfrazados, inoportunos, prohibidos, de tercera edad e incluso de los que se enamoran del amor mismo.

El amor es una fuente inagotable de inspiración para la música, la canción, la novela, la poesía y el cine, pero también para los que queremos vivir con plenitud, no con planitud, una vida en la que vivir siga siendo más importante que sólo sobrevivir. El amor se tiene o no se tiene, se siente o no se siente y si te lo aceptan se convierte en el sentimiento más potente que imaginar podamos. Amar o no amar, esa es la cuestión.

lamadriddiario@gmail.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .